Los refrescos azucarados aceleran el envejecimiento, según estudio

refresco

No es novedad que hay que tratar de evitar o consumir lo menos posible refrescos o bebidas azucaradas: un reciente estudio realizado por científicos de la Universidad de California-San Francisco, en Estados Unidos, concluyó que el beber regularmente este tipo de bebidas lleva a un más rápido envejecimiento prematuro de las células inmunes, lo que deja al cuerpo más vulnerable ante trastornos y enfermedades crónicas.

Los expertos analizaron los datos de más de 5.300 voluntarios, de entre 20 y 65 años, sin signos de enfermedad cardiovascular o diabetes preexistente. Cerca del 21 por ciento de estos participantes aseguró beber al menos 600 ml al día de refrescos azucarados.

Los expertos midieron los telómeros (que marcan los extremos de las hebras de ADN de los cromosomas y son esenciales para garantizar que éste se repara y copia correctamente) y descubrieron que a mayor consumo de bebidas azucaradas, los telómeros de los voluntarios eran más cortos, lo que implica un envejecimiento más veloz.

Según los cálculos de los científicos estadounidenses, 0,6 litros de refrescos cada día está asociado a unos 4,6 años de envejecimiento biológico adicional.

El consumo regular de bebidas gaseosas azucaradas podría influir en el desarrollo de la enfermedad. No sólo por el esfuerzo de control metabólico del cuerpo en cuanto a los azúcares, sino también a través de la aceleración del envejecimiento celular de los tejidos”, informó la autora principal del trabajo, Elissa Epel.

El efecto de las bebidas azucaradas en el organismo es nocivo, y bien puede compararse al que deja el tabaco, según detallaron los investigadores a la revista American Journal of Public Health.

Se trata de la primera demostración de que las bebidas azucaradas se pueden asociar con el acortamiento de los telómeros y los resultados se mantuvieron más allá de otros posibles factores relacionados como la edad, raza, ingresos y nivel de educación.

Sabemos que el acortamiento de los telómeros comienza mucho antes de la aparición de la enfermedad. Y, a pesar de que sólo estudiamos adultos, es posible que el consumo de refrescos se relacione también con el acortamiento de los telómeros en los niños”, concluyó Epel.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz