Reflexología, una terapia alternativa con historia

reflexologia

La reflexología es una terapia o técnica complementaria y totalmente natural que cuenta con una historia de al menos unos cuatro mil años, es que hay registros de su uso desde civilizaciones tan antiguas como la egipcia o la china.

La finalidad de esta técnica es estimular las zonas reflejas de los pies que a su vez están “conectadas” con las distintas partes y órganos del cuerpo. Esta comunicación se da a través de más de 7 mil terminaciones nerviosas que se encuentran, precisamente, en el pie, tanto en su planta como en su empeine.

En una primera sesión de reflexología, el terapeuta se valdrá de los mapas en los cuáles figuran estas zonas reflejas con su determinada correspondencia en el cuerpo, y de una conversación con el paciente para marcar entonces cuáles son las zonas que mayor atención requerirán.

“Las sesiones duran una hora. Los primeros 20 minutos se destinan a que la persona que recurre a la reflexología nos cuente qué le pasa, qué siente y cuáles son las razones que la impulsaron a consultar. Luego hay 40 minutos de masajes, 20 para cada pie. La idea es poder determinar el grado de registro que cada persona tiene de sus propias contingencias, pues mientras muchos llegan con un síntoma o tema puntual como por ejemplo dolores de cabeza o de estómago; otros llegan con situaciones más complejas de estrés, ansiedad o angustia que habrá que ir desentramando”, señaló la reflexóloga argentina, María Elena Schiariti.

En los pies aparecen reflejados todos los órganos, con lo cual yo una de las primeras cosas que hago es ‘leer’ los pies para poder tener una noción integral y holística -es decir en la cual se combinen el cuerpo, la mente y lo espiritual- de lo que está ocurriendo con cada persona. Esto es importante porque en muchos casos los síntomas físicos obedecen a diversas emociones que están contenidas“, explicó Schiariti.

El tratamiento, es decir la frecuencia, intensidad y duración del mismo será determinado en base a cada caso y teniendo en cuenta las diferentes patologías; aunque los especialistas sugieren que lo ideal sería contar con la reflexología como una terapia alternativa y complementaria a otras psicológicas o psiquiátricas.

“Lo que hace la persona encargada de llevar adelante está técnica es preguntar, indagar, ver que está sucediendo con la persona que llega a la consulta para luego ir modelando como si fuera una arcilla, las articulaciones del pie para que estén como deberían estar. La reflexología, no obstante, no implica aconsejar ni dar opiniones”.

Entre los síntomas que se pueden tratar o ayudar con la reflexología se incluye el estrés, la constipación, la ansiedad, la angustia y el dolor de cabeza. Sin embargo, y según contó esta especialista también se pueden influir en otros aspectos como en armonizar el humor y en ayudar a enfrentar situaciones problemáticas, como por ejemplo una mudanza, una separación o un problema de trabajo con mejor energía.

Vía Yahoo.com.ar

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz