Reducir de 10 a 5 gramos de sal por día, un reto para una mejor salud

Cerca del 45 por ciento de los infartos de miocardio y el 50 por ciento de los ictus cerebrales están relacionados con la hipertensión arterial y, por ende, con un abuso en el consumo de sal.

Ante estos porcentajes aún elevados, desde las autoridades sanitarias se ha acordado y se viene impulsando, desde hace tiempo, un plan para reducir la presencia de sal agregada en los alimentos envasados e impulsar un menor consumo individual.

En este sentido, se busca reducir a la mitad los 10 gramos de sal que se consumen en promedio por día en España. Es decir que para llevar adelante una dieta equilibrada con cinco gramos de sal por día alcanzaría y sobraría.

Para que la ingesta de sal sea la necesaria y no mayor, hay que conocer que el 70 por ciento de su consumo diario proviene de los productos preparados y consumidos fuera del hogar. Esta información ha sido compartida desde el Ministerio de Sanidad que alerta al consumidor que sólo deberá añadir entre el 20 y 30 por ciento de la sal, bien en la cocina o directamente sobre los alimentos.

Otro punto a tener en cuenta es que el sodio no es sinónimo de sal: por lo general, las etiquetas expresan el contenido de sal en gramos (g), sin embargo no siempre es así, y si figura el valor de sodio, para conocer la cantidad exacta de sal habrá que multiplicar por 2,5 los gramos señalado en sodio.

Por caso, si en una lata de atún figura que cada 100 gramos se contiene 0,59 gramos de sodio, entonces el valor real de sal será de 1,47 gramos.

No olvidar cuáles alimentos contienen más sal: la mayoría de alimentos crudos y frescos no poseen mucha sal, tales como vegetales y frutas (son sosos) o así también las carnes y huevos, que al natural contienen pero en cantidades mínimas.

En cambio, los alimentos elaborados y procesados son los más ricos en sal. El pan, panes especiales, embutidos, lácteos y sus derivados, y demás platos preparados se incluyen dentro del listado de los más salados.

Salvo el pan que en su justa medida y los lácteos, también necesarios, del resto de los alimentos se podría prescindir a diario y sólo dejarlos para pocas veces por semana.

Entonces, de manera general, el desafío para una mejor salud y para reducir el riesgo de infartos y trastornos cardiovasculares será reducir el consumo de sal de 10 a 5 gramos por día. Lograr este reto evitaría unas 11.000 muertes causadas por isquema cerebral y unas 8.000 por infarto.

Vía 20minutos.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz