Reduce la medida de tu cintura y cuida tu salud

Reduce la medida de tu cintura y cuida tu salud 1

La medida de tu cintura puede indicarte ciertas cosas, por ejemplo, sobrepeso o problemas de salud que se aproximan. En primer lugar, tener una cintura saludable

no significa tener medidas como las de las modelos, sino cuidar que no sobrepase ciertos centímetros para prevenir problemas más graves.

Para que puedas mantenerte saludable y, a la vez, evitarte algunas enfermedades, te dejamos algunos consejos para mantener tu cintura de una forma saludable.

Algunos alimentos que te ayudan a reducir tu cintura

1- Almendras: Poseen fibra, antioxidantes y grasas buenas. Ayudan a formar los músculos y reducen la ansiedad por comer. Además, mejoran la digestión y evitan el estreñimiento.

2- Espinacas y vegetales verdes: Tienen antioxidantes que te ayudan a eliminar toxinas, que provocan la retención de líquidos y la inflamación de tu abdomen.

3- Productos lácteos descremados: La leche, yogur y queso descremado ayudan a quemar grasas y perder peso.

4- Avena: Poseen fibra, ideal para aumenta tu gasto calórico y eliminar el tejido adiposo.

5- Huevos: Brindan proteínas de alta calidad, los aminoácidos completos para fortalecer los músculos abdominales.

4 ejercicios para reducir y mantener tu cintura

1- Bicicletas con torsión

Sentada, coloca tus manos atrás de la nuca y lleva una pierna hacia el pecho, estira la otra al ras del piso. Mantén la espalda lo más recta posible.

Ejecución: Alternalas piernas, inhalando y exhalando a la vez que giras el torso a los lados.

Realiza 15 con cada pierna y aumenta 5 repeticiones cada semana.

2- Elevación de piernas

Acostada sobre la espalda, estira las piernas hacia el techo a 90°. Deben estar rectas y los brazos relajados, junto al cuerpo. Si tienes débil la zona lumbar, mete las manos debajo de los glúteos para restar tensión.

Ejecución: Inhala y, al exhalar, desciende las piernas poco a poco, hasta los 45° o hasta formar una diagonal. Sostén por tres respiraciones; inhala y exhala regresando las piernas a la posición de inicio. Sostén 3 respiraciones. Repite.

Repite 10 veces y añade 2 cada semana.

3- Planchas laterales

Debes acostarte de lado, con las piernas estiradas y una encima de la otra. Elévate en línea recta y sostiene tu cuerpo sobre tu codo, procurando que quede debajo del hombro. Guarda el equilibrio contrayendo glúteos, abdomen y muslos.

Ejecución: Sostén la cadera elevada por 10 respiraciones y baja.

Realiza 5 con cada lado, y agrega 2 cada semana.

4- Contracción sostenida

Acostada, te apoyas sobre la espalda y estiras las piernas hacia el frente unos 30 cm arriba del piso. Deben estar rectas y los pies flexionados hacia ti. Los brazos van junto al cuerpo o debajo de los glúteos, si tienes la zona lumbar débil.

Ejecución: Inhala y, al exhalar, separa los hombros del piso, intentando ver las puntas de tus pies. Sostén 10 respiraciones. Inhala y baja. Repite todo de nuevo. Contrae el abdomen y no muevas la panza.

Realiza 5 y añade 2 cada semana.

Vía: enforma.salud180, diabetes.bienestarysalud

Compartir en Google Plus

Acerca de Daniela Deicas

Comunicadora social, periodista, trabajadora en varios rubros, redactora por naturaleza... Siempre buscando más, de eso se trata.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz