Recomendaciones para recuperarse de la gripe

Recomendaciones para recuperarse de la gripe 1


La gripe es una infección respiratoria causada por virus bastante común. Sus síntomas son similares a los del resfriado, pero más intensos: escalofríos, tos, fiebre y dolores de cabeza, de garganta e incluso musculares.

Una vez aparezca, todos los esfuerzos deben centrarse en la recuperación, sabiendo además que puede tornarse muy grave (mortal incluso) entre niños muy pequeños, ancianos o quienes padezcan una enfermedad crónica.

Recopilamos, por tanto, consejos útiles:

Cómo recuperarse de la gripe

Muchas personas se recuperan pronto de la gripe, solo con descanso, remedios caseros útiles y medicamentos que no requieren receta médica. Pero, si los síntomas se agravan o si se está en la ya mencionada población de riesgo (a la que se suele aplicar la vacuna al inicio de la temporada), es necesario acudir al médico.

Entre los remedios caseros más habituales están inhalar el vapor de hojas de eucalipto, tomar sopa de pollo o té de jengibre, miel y limón. Ayudan a combatir a la congestión nasal y el malestar general, si se acompañan con reposo.

Otras opciones para síntomas específicos están a la venta en farmacia, como el jarabe Juanola tos de las conocidas pastillas para chupar.

Después de la gripe

Tras pasar la gripe, es hora de recuperar tu energía. En realidad, los consejos en torno a esto deberían aplicarse siempre, y no solo después de tener que guardar reposo por enfermedad.

Realizar ejercicio físico, como caminar al menos durante 30 minutos todos los días, es una de las claves fundamentales. Y es que hacer ejercicio, aunque pueda parecer al contrario, ayuda a combatir el cansancio descansando mejor por las noches, y porque es un aliado para mantener a raya factores que pueden influir en el aspecto psicológico, como el estrés. Además, mejora el estado de ánimo.

En la primavera, que a está a punto de llegar, muchas personas sufren la llamada astenia primaveral, un término clínico para designar al cansancio. En ella parecen influir el aumento de horas de luz solar o los ciclos hormonales, aunque no hay teoría que disponga causas definitivas.

Para combatir este cansancio pasajero, nada mejor que mantener lo que siempre recomendable: una dieta sana y equilibrada. También se recomienda mantener el cuerpo hidratado, no fumar o beber y establecerse horarios fijos, no llevar una vida muy desordenado. Eso y, por supuesto, hacer ejercicio y descansar bien. Todo va relacionado.

Por otra parte, los suplementos vitamínicos a base de jalea real o vitamina B6, pueden ser también aconsejables.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz