Recomendaciones dietéticas para los celíacos

Ya hemos hablado en Vitadelia sobre la celiaquía o el celiaquismo

, esta enfermedad crónica que se caracteriza por una intolerancia al gluten, proteína presente en varios cereales (en especial, en el trigo, centeno, avena y cebada), y que se produce como consecuencia de una alteración de la mucosa del intestino delgado proximal (es decir, la parte del intestino más cercana al estómago).

En esta ocasión, compartamos algunas recomendaciones dietéticas para este tipo de pacientes -el tratamiento de esta intolerancia es, exclusivamente, de orden dietético, y deberá excluir este compuesto responsable del problema-.

Es necesario resaltar que también habrá que prestar especial atención a otros productos que, sin tener estos granos mencionados como ingrediente principal, pueden contener ciertas trazas o vestigios. Además, hoy en día está extendido el uso de emulsionantes, espesantes y otros aditivos que derivan de los cereales que contienen gluten y que suelen sumarse a varios alimentos elaborados.

Bien, las recomendaciones dietéticas generales son:

*En principio, llevar una alimentación variada y equilibrada, para evitar una posible carencia nutritiva, con la única exclusión del gluten y sus derivados.

*Así, fomentar el consumo de alimentos naturales libres de gluten: cereales tales como el arroz, el maíz, mijo y sorgo, verduras y hortalizas, frutas, legumbres, leche y algunos derivados, huevos, pescados y carnes.

En el caso de los productos manufacturados, habrá que asegurarse antes de que contengan la inscripción o el logo de “libre de gluten”.

*Para mantener un consumo apropiado de hidratos de carbono y calorías, habrá que recurrir a sustitutos del pan y los cereales con gluten, por otros libres de está proteína, como son el arroz y el maíz, o incorporar patatas y legumbres.

*Así también, se deberá evitar todo producto que contenga: almidón, almidones modificados (del H-4381 al 4395), amiláceos, cereales, espesantes (sin indicar procedencia), fécula, gluten, harina, proteína, proteína vegetal y sémola.

* Finalmente, no hay que dejar de leer con atención las etiquetas de los productos elaborados para cerciorarse de no se incluyen “ingredientes cuestionables”, es decir, que no pueden ser verificados como “libres de gluten” por el fabricante.

Vía Consumer

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz