¿Qué es la rabdomiolisis?

Rabdomiolisis durante el ejercicio

Prometemos que a partir de hoy no volveréis a ver las lesiones ocasionadas durante el entrenamiento como lo hacéis normalmente. Por lo general, cuando nos damos un golpe o nos torcemos alguna extremidad practicando un ejercicio, simplemente nos detenemos para descansar y aplicamos hielo local si es necesario. Pero esta práctica no siempre es útil, sobre todo si la lesión es producto de un ejercicio demasiado intenso. Lo que en un principio parece una rotura muscular puede derivar en un empeoramiento de salud general, puesto que no tratarlo puede generar un shock o provocar daños irreparables a los riñones debido a la sustancia que libera nuestro cuerpo por culpa de una dolencia llamada rabdomiolisis. El nombre de por si cuesta pronunciarlo, pero para quienes hacen del deporte su vida es una dolencia a la que temen, puesto que puede cambiar la calidad de vida de quien lo sufre por completo. Lo que comienza por no dar importancia a un golpe o mal gesto que hacemos en medio de un entrenamiento es posible que se acabe convirtiendo en un drástico problema.

¿Qué es exactamente la rabdomiolisis?

La rabdomiolisis es una complicación derivada de la rotura muscular. Como ya sabéis, estos desgarros son muy fáciles de sufrir con un mal gesto o un traumatismo. Y no solo los pueden sufrir los deportistas, dado que estos desgarros son muy comunes en accidentes de coche o en simples caídas. Normalmente esos golpes dejan un hematoma y dolor en la zona durante unos días… ¿pero y si ese golpe fue mucho más que un simple golpecito mal dado? Lo que a simple vista parece inocente puede ser fatídico para nuestro organismo. El motivo se encuentra en que el músculo se puede descomponer. Sí, como lo leéis, la rotura puede provocar que el músculo libere una proteína llamada mioglobina, la cual tiene como función enviar de forma correcta oxígeno a los músculos.

¿Qué ocurre cuando se libera? Por su función podemos intuir que lo único que se conseguirá es que el oxígeno no llegue correctamente al músculo. Pero por desgracia eso no es lo que ocurre cuando se libera la mioglobina, más bien todo lo contrario. Cuando un músculo sufre este trastorno físico y libera la proteína esta se cuela en el torrente sanguíneo, haciendo que los riñones la filtren para posteriormente expulsarla mediante fluidos o secreciones como por ejemplo la orina. El problema viene cuando descubrimos que los riñones no pueden tolerar esta proteína que, a corto plazo, puede dañarlos hasta el punto de desencadenar problemas renales irreparables.

Síntomas

Los primeros síntomas de este problema muscular son tan comunes como la aparición de un simple hematoma o sentir agujetas. Sentimos dolor al tocar o rozar la zona, aparte de la elevada sensibilidad que hay en el músculo afectado. Poco a poco estos primeros síntomas se convierten en una rigidez muscular muy severa y empieza la debilidad para luego dejar paso a un aumento de peso sin razón aparente y a sentir fatiga incluso cuando la actividad física es mínima. Hasta aquí puede ser algo normal y son síntomas a los que no hacemos mucho caso. Todo cambia cuando llega el síntoma más alarmante y el que hace que, por lo general, quienes sufren rabdomiolisis corran a urgencias para descubrir hasta qué punto su sistema renal está afectado. Este síntoma se trata de la aparición de orina de color rojo oscuro o incluso de un color similar a los refrescos carbonatados de cola. Aunque tampoco podemos ignorar otro síntoma tan serio como lo son las convulsiones que sufrimos cuando los riñones ya no pueden depurar la sangre y ésta intoxica todos los órganos del cuerpo.

Orina color cola

Tratamientos

Por desgracia, muchas de las personas que padecen esta dolencia no la descubren hasta que el daño renal está avanzado. Los primeros pasos tras hacer las pruebas pertinentes (generalmente son analítica de sangre y orina) incluyen empezar un tratamiento de suero continuado para rebajar la toxicidad en la sangre y así valorar el nivel de daño que sufren los riñones. Hay que tener en cuenta que este órgano es tan importante como el corazón. El motivo es que es allí donde se filtran todas las impurezas, ayudando a que la sangre salga limpia a la vez que propicia que el cuerpo expulse esa suciedad que había en nuestro organismo. Si estos no funcionan bien lo único que ocurre es que la sangre se torna tan tóxica que ni siquiera nuestro organismo la logra tolerar, provocando estados de shock o convulsiones.

En este caso si el daño renal es leve simplemente hay que seguir una dieta baja en proteínas y sal, acompañada del medicamento prescrito por el doctor. Además, habrá que pasar por el proceso de control habitual a fin de comprobar que el remedio contra la rabdomiolisis esté surtiendo efecto. Si por lo contrario el daño es grave se necesitará una diálisis para purificar la sangre y en caso de que muestre inactividad la única solución es un trasplante.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz