Quien controla mejor sus emociones, tiene mejor salud cardiovascular

emociones

Según se publicó recientemente en la Revista Española de Cardiología, las personas que controlan mejor sus emociones -tiene regulación emocional- gozan de una mejor salud cardiovascular, ya que reducirían así el impacto negativo que tiene la edad sobre las variaciones de la frecuencia cardíaca (VFC).

La VFC se utiliza, en el campo de la cardiología, para valorar el estado del corazón y, según los especialistas, a menor nivel de esta variabilidad (lo que se vincula directamente con la edad), mayor incidencia de enfermedades cardiovasculares.

Las emociones están presentes constantemente, algunas veces podemos manejarlas bien pero otras no conseguimos manejarlas adecuadamente, especialmente si son emociones negativas y de mayor intensidad“, explicó la investigadora de la facultad de Psicología de la Universidad de Málaga y responsable del estudio, Ruth Castillo.

En específico, ciertas emociones como la ansiedad, angustia o el estrés son realmente destructivas para la salud. Así también, el enfado o la frustración que surgen ante distintas circunstancias de nuestras vidas restan en salud y bienestar.

Todas estas emociones forman parte de nuestro día a día, están particularmente presentes en el ámbito laboral y llegan a afectar de manera decisiva a nuestra salud“, explicó Castillo.

La científica destacó en el hecho de que la VFC es un buen indicador de longevidad y salud. De hecho, Castillo mencionó que el trabajo sirvió para demostrar que la habilidad para regular las emociones se relaciona con este indicador, es decir, si una persona es capaz de poner en marcha estrategias adecuadas ante una situación emocionalmente tensa está también ayudando a que su corazón funcione mejor y se adapte mejor a las exigencias cotidianas.

La regulación emocional es una habilidad en la inteligencia emocional, definida como la habilidad para regular las emociones propias y ajenas promoviendo un crecimiento emocional e intelectual.

Esta habilidad facilita el desarrollo de estrategias efectivas para reducir el impacto de emociones negativas, por lo que funciona como protector ante situaciones desafiantes e incluso da respuestas fisiológicamente más adaptativas.

Así, ante una situación emocionalmente intensa ponemos en marcha nuestros recursos o estrategias para afrontarla: evitar el problema, obsesionarse con este o autoculparse son, entre otras, estrategias inadecuadas que no sólo no resuelven el problema, sino que perjudican seriamente nuestro funcionamiento mental y físico“, destacó la experta.

Por el contrario, si se ponen en funcionamiento estrategias conducentes a regularlas no sólo nos ayudará a encontrar una solución más efectiva a los problemas, sino también se sumará puntos para nuestro bienestar y salud.

Algunas de las respuestas fisiológicamente más adaptativas son la respiración, la relajación, la distracción e incluso la manera que tenemos de hablarnos a nosotros mismos (autodiálogo)“, concluyó la investigadora española.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz