Queso: grandes beneficios de su consumo

Queso beneficios

¿Os gusta el queso? A nosotros nos encanta. Es una de esas debilidades que tenemos cada vez que abrimos la nevera. Con todas las variantes que existen, con sus olores, con sus texturas… es difícil resistirse a ellos. Sabemos que estamos enganchados al queso cuando pensamos en este alimento cada vez que tenemos hambre. “Un trocito no le sienta mal a nadie” pensamos cuando queremos comer entre horas. Y no siempre es recomendable, sobre todo en algunos contextos, pero el queso es el queso y como decimos, resulta irresistible. Lo bueno es que hay grandes beneficios de su consumo, lo que nos hace sentirnos un poco menos mal por consumirlo. Los vamos a compartir con vosotros para que podáis seguir en el club del queso sin tener remordimientos.

Queso para tus huesos

¿De qué está compuesto el queso? De leche ¿verdad? ¿y qué tiene la leche? Pues una gran cantidad de calcio, lo que se ocupará de que nuestros huesos estén más fuertes y sanos. Si nos comemos una onza de parmesano, que vienen a ser unos 28 gramos, estaremos proporcionando a nuestro organismo nada más y nada menos que 336 miligramos de calcio. Hay algunos quesos que tienen mucho más calcio que otros, como ocurre con el mencionado parmesano. También pasa con el gouda, que tiene 216 miligramos por la misma cantidad que hemos indicado. Si tenemos en cuenta que es recomendable que los hombres adultos ingieran 1000 miligramos de calcio al día, podemos ver que el queso se ocupa muy bien de que nos mantengamos con los huesos sanos.

Cáncer y diabetes

El queso no cura el cáncer, pero sí que ayuda a prevenirlo. Según estudios se ha comprobado que el butirato que incorpora el queso tiene la capacidad de proteger el colon contra el cáncer. Lo que hace en este proceso de protección es dar una mayor nutrición a las células, de manera que cuando se pueden encontrar con la enfermedad luchan contra ella con fuerzas renovadas. Al mismo tiempo tiene otro beneficio para el colon, puesto que esta sustancia lo que hace es reducir los procesos de inflamación que pueden ocurrir en el colon y que lo van dañando poco a poco en determinadas circunstancias.

Con el butirato también luchamos contra la diabetes, en este caso de tipo 2. Falta realizar estudios más a fondo, puesto que parece ser algo que todavía está empezando a comprobarse, pero los niveles de insulina son mucho más bajos en aquellos individuos que ingieren queso de forma habitual. Por ahora es una investigación que está muy verde y que solo se ha comprobado en ratones, pero está viéndose cómo el butirato ayuda a gestionar mejor la insulina y los niveles de azúcar en sangre. Por lo tanto, ya hay expertos que recomiendan en distintos países, como Estados Unidos, que si vamos a comer platos que puedan incluir queso lo hagamos siempre con él (ponen el ejemplo de dos hamburguesas, eligiendo siempre en este caso la que incluya queso).

Queso comida

Ayudan a mantener la forma

Volvemos a hacer uso del butirato como elemento de descubrimiento principal del artículo. Con él también estamos ayudando a que nuestro cuerpo se mantenga delgado. Algunos de los quesos que lo incluyen son los ya mencionados, así como el queso azul o el cheddar. Con el butirato lo que estamos haciendo es proporcionar a nuestro metabolismo un impulso que usará para que estemos en forma y engordemos menos. Así que cuando te digan que abandones el queso en la dieta piensa que hay algunos quesos que no son malos, sino todo lo contrario.

En este aspecto también podemos decir que los quesos, al menos los que tienen más proteínas, son buenos para que le demos a nuestro cuerpo un poco de apoyo en la construcción de músculo. Esto se debe a que ingerimos más aminoácidos y eso nos viene de forma estupenda para ir ganando músculo. Los quesos que se recomiendan en este grupo están liderados por el ricotta, tanto por su sabor como por la gran cantidad de proteína que proporciona al cuerpo. En muchos casos es preferible comer este queso que ingerir suplementos de proteínas que no tienen precisamente un buen sabor.

Hasta los dientes mejoran

No queríamos terminar sin mencionar cómo el queso también puede ser bueno para los dientes. Al comer queso lo que estamos haciendo es introducir varios minerales en nuestro organismo. Además del calcio que ya hemos comentado estamos obteniendo fósforo. En combinación lo que hacen es luchar contra el ácido láctico que todos tenemos en la boca y que puede ser malo para la dentadura. Esto demuestra los muchos beneficios que tiene el queso y la manera en la cual nos podemos beneficiar de su consumo si tomamos la costumbre de introducirlo en nuestra dieta. Así que cuando pensemos en un snack que nos pueda apetecer y saciar, ya sabéis que el queso es una muy buena opción a tener en cuenta.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz