Quemar calorías en el trabajo, consejos para conseguirlo con facilidad

Quemar calorías en la oficina

El sueño de cualquier persona es mantenerse delgado y en forma sin apenas esfuerzo. En muchas ocasiones nos aferramos al sedentarismo porque estamos “cansados” de tanto trabajar, pero ¿y si te dijéramos que puedes quemar calorías mientras realizas tus tareas laborales? Seguro que te parece increíble, pero lo cierto es que existen algunas técnicas fáciles de llevar a cabo con las que puedes alcanzar los resultados que deseas.

Hoy te contamos algunos de estos métodos para que podáis aprovechar las horas de trabajo y quemar algunas de las calorías que sobran en vuestro cuerpo.

Quemar calorías con el pomelo

Muchos de nosotros tenemos un horario laboral que no nos permite poder comer en casa y por ello tenemos que llevarnos el almuerzo preparado al trabajo. En otras ocasiones suele pasar que a media mañana nos entra una sensación de hambre terrible y cogemos lo primero que pillamos para saciarnos. Esto es un grave error. Si quieres calmar tu apetito y además hacerlo de una forma saludable el pomelo es uno de los alimentos más recomendados. Esta fruta contiene un gran porcentaje de agua, alrededor del 90%, por lo que si la tomamos estaremos ingiriendo muy pocas calorías y además conseguiremos acabar con ese hambre repentino. Gracias a sus propiedades antioxidantes limpiaremos nuestro organismo y al contener un alto contenido en fibra mejorará el ritmo del metabolismo. Tomar pomelo nos aporta también otras ventajas como controlar el nivel de azúcar en sangre o prevenir la diabetes.

El té verde, una bebida excelente

Siempre se ha hablado de las fantásticas propiedades que tiene el té verde. La verdad es que son todas ciertas, dado que esta bebida se utiliza mucho al tener un efecto adelgazante. Con ella podremos eliminar un gran número de toxinas perjudiciales para nuestro cuerpo y, por otro lado, ayuda a mejorar la digestión, por lo que no acumularemos tantas grasas en nuestro organismo.

Lo recomendable en estos casos es tomar 1 o 2 tazas diarias de té verde, de hecho algunos estudios han establecido que gracias a esta ingesta podemos llegar a perder hasta 80 calorías sin necesidad de realizar grandes esfuerzos. El único pero que encontramos, aunque tampoco es muy grave, es que el té verde también tiene un pequeño efecto laxante, por lo que no sería bueno abusar de esta bebida, ya que podría ser contraproducente.

Caminando hacia el trabajo

En los últimos tiempos nos hemos vuelto muy cómodos y la gran mayoría de nosotros utiliza un vehículo o el transporte público para desplazarse hacia el trabajo. Pero ¿qué mejor medio de transporte que nuestras propias piernas? Si tienes la oficina relativamente cerca de casa aprovéchalo y ve caminando hacia el trabajo. Lo ideal es que lo hagas a un paso ligero y te aseguramos que ese pequeño paseo te va a sentar fenomenal. Ya no solo porque estarás haciendo ejercicio y podrás adelgazar en el trabajo, sino porque también ayuda a despejar la mente y reduce la sensación de estrés. Las personas que van andando al trabajo suelen ser más productivas. En el caso de que tu oficina te pille más lejos una buena alternativa es utilizar las escaleras en vez de los ascensores. Así también estarás haciendo ejercicio y es una técnica muy sencilla de llevar a cabo. Pruébalo.

Quemar calorías con té

Bebe mucha agua

El siguiente consejo que te vamos a dar es que bebas mucha agua. Por norma general los expertos en nutrición recomiendan que se tomen dos litros al día. Es evidente que esta cantidad no la podemos ingerir durante la jornada laboral, pero sí podemos tomar parte de ella. Olvídate de las bebidas azucaradas y los refrescos industriales. Para calmar la sed lo mejor es el agua, no contiene calorías y nos ayuda a desintoxicarnos y a mantener nuestro cuerpo siempre hidratado. Recuerda, el agua es una fiel aliada para la pérdida de peso.

No caigas en la tentación

¿Y cuál es la tentación? Nada más y nada menos que tener la idea de no hacer nada de lo que os hemos recomendado y en lugar de ello optar por una conducta autodestructiva. O dicho de otra manera, que tengamos la mesa de trabajo de nuestra oficina llena de dulces, con galletas, bollos y cualquier otro dulce que llevará a que engordemos. También que no sepamos decir no cuando algún compañero de trabajo nos diga de irnos a tomar algo grasiento cerca de la oficina. Son situaciones demasiado frecuentes que quizá os satisfagan en el momento, pero que a largo plazo se convertirán en un claro enemigo para poder libraros de las calorías que os sobran.

Después de haber leído estos consejos ahora solo tienes que llevarlos a la práctica. No son complicados y no te ocuparán demasiado tiempo. Todas las técnicas que os hemos dado se aplican con facilidad y con ellas se obtienen muy buenos resultados, así que os recomendamos que le pongáis ganas, porque quemar calorías en el trabajo es mucho más fácil de lo que podáis imaginar.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz