Que tu nado sea seguro

Que tu nado sea seguro 1

Si bien la natación como deporte, o como recreación es una actividad muy recomendada y placentera, como en todo, habrá que practicarla de manera segura, no sólo en lo que refiere a los cuidados básicos y técnica, sino también en lo que respecta al agua y su calidad. Existen las llamadas “enfermedades transmitidas por el agua en lugares de recreación acuática” (RWI, de sus siglas en inglés), sobre las que mejor será informarse.

Básicamente son enfermedades que se adquieren por tragar el agua, respirar el vapor o bien al tener contacto con agua contaminada de piscinas, bañeras de hidromasaje o parques acuáticos. Se originan por gérmenes y el abanico de posibles infecciones es bastante amplio.

Puede tratarse de infecciones gastrointestinales, respiratorias, de la piel, oídos, de los ojos o heridas, e incluso neurológicas, en casos más graves. Entre todas, la enfermedad más frecuente relacionada con el agua en situaciones recreativas es la diarrea, que puede ser provocada por gérmenes como el criptosporidio, la Giardia, Shigella, norovirus o la E. coli. La infección se ocasiona al tragar el agua, algo que suele ser común en los más pequeños.

Cuando uno está en una piscina, está compartiendo el agua con toda la gente que se encuentra allí, más la que ha pasado. Puede suceder que en muchas personas queden restos de heces en la cola, casi imperceptibles, pero que sí son suficientes para contaminar el agua.

Peor aún, si alguna de esos asistentes está enfermo y tiene diarrea, sus deposiciones pueden contener millones de gérmenes. Esto significa que una sola persona con diarrea puede contaminar con facilidad el agua de una piscina grande o de un parque acuático.

Las bañeras jacuzzi o hidromasaje, sin el cuidado y desinfección no son los adecuados, son también fuente de posible infección, o peor aún, las fuentes ornamentales. Si bien no están hechas para el baño, los niños pueden querer meterse en ellas, y el grado de riesgo es aún mayor que en otras fuentes de agua.

Los mares, los lagos y los ríos, por su parte, también pueden estar contaminados con gérmenes de derrames de aguas negras, desperdicios animales e inundaciones después de la lluvia, restos fecales y una gran cantidad de gérmenes provenientes de distintas fuentes.

Será importante, en principio, evitar tragar el agua porque el agua de uso recreativo suele no estar desinfectada, aunque sí en las piscinas, pero cuando el nivel de uso es muy alto, suele no ser suficiente.

También habrá que evitar nadar después de que haya llovido o en áreas identificadas como inseguras por los departamentos de salud. Si tienes niños, explícales y pídeles que no traguen el agua y que tengan mucho cuidado al nadar o jugar en ella.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz