¿Qué sucede cuando la depresión ataca?

¿Qué sucede cuando la depresión ataca? 1

Cuando los médicos hablan de depresión, se refieren a una enfermedad mental grave que se caracteriza por la alteración del estado de ánimo y está acompañada frecuentemente de otros síntomas.

Según datos presentados por el medio elmundo.es, se calcula que puede haber seis millones de personas en todo el mundo que sufren de depresión, se trata de entre un 10% y un 15%.

Además, esta enfermedad mental constituye la segunda causa de baja laboral y, en relación a ésto, se calcula que se gastan 23 millones de euros anuales en toda España. Por otro lado, vale la pena destacar que síntomas como tristeza, ansiedad o baja autoestima no se puden comparar nunca con la depresión.

Las causas

Aún no se ha descubierto en sí la causa de la depresión, pero en los sujetos deprimidos  sucede una alteración de los neurotransmisores cerebrales, que son sustancias químicas que las neuronas utilizan para comunicarse entre sí, además, son fundamentales para el correcto funcionamiento de todo el sistema nervioso.

Por otro lado, las alteraciones en la bioquímica del organismo pueden producir depresión. Por ejemplo, durante las enfermedades crónicas, el posparto, si se emplean drogas o ciertos fármacos, al momento en el que se dan cambios hormonales o con determinados hábitos de vida. Pero, por otro lado, muchas veces la depresión no tiene un desencadenante claro.

Un punto importante a tener en claro es que la depresión es un problema médico que debe ser tratado como tal y que ningún amigo o familiar puede diagnosticar la depresión ni tampoco tratarla.

Algunos síntomas que deben alertarte

De la siguiente lista que te presentamos debes tener en cuenta lo siguiente: si existen cinco o más síntomas que se repiten durante el lapso de dos semanas, es necesario planteárselo a tu médico para que haga el diagnóstico y el tratamiento si así lo requiere el caso.

1- Estado de ánimo triste, melancólico o llanto frecuente.

2- Cambios llamativos en el apetito o en el peso.

3- Problemas con el sueño (dormir mucho o poco).

4- Irritabilidad, ansiedad, inquietud o mal humor.

5- Pérdida de energía o tendencia al sueño.

6- Sensación de culpa o baja autoestima.

7- Dificultad para concentrase o indecisión.

8- Incapacidad para disfrutar de las cosas y rechazo al contacto social.

9- Molestias o dolores injustificados.

10- Pensamientos repetidos de muerte o suicidio.

Vía: elmundo.es

Compartir en Google Plus

Acerca de Daniela Deicas

Comunicadora social, periodista, trabajadora en varios rubros, redactora por naturaleza... Siempre buscando más, de eso se trata.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz