Qué es y cómo tratar la vaginosis bacteriana

Qué es y cómo tratar la vaginosis bacteriana 1


La vaginosis bacteriana es, como su propio nombre indica, una infección vaginal ocasionada por bacterias. Muchas mujeres la sufren o la han sufrido durante su vida, no se conoce a ciencia cierta por qué se produce esta dolencia, pero puede afectar tanto a mujeres adultas de cualquier edad como a niñas.

La vaginosis bacteriana se produce cuando hay una proliferación de bacterias peligrosas, malsanas, perjudiciales, en una concentración mayor que las bacterias sanas. La flora bacteriana vaginal es muy elevada y es necesaria que se mantenga para mantener la salud vaginal en buen estado.

Puede llegar a producir efectos de gravedad importante si no se trata a tiempo, como riesgo de infertilidad o embarazo ectópico si la infección se extiende hacia otros órganos del aparato reproductor femenino como las trompas de Falopio o los ovarios.

En caso de sufrir vaginosis bacteriana durante el embarazo, puede producir complicaciones para el feto o incluso el parto prematuro.

Sintomas de la vaginosis bacteriana

Aunque es posible que sea una dolencia asintomática, lo habitual es que se exprese mediante el picor tanto dentro como fuera de la vagina, en toda la zona pélvica; mediante el ardor al orinar o bien a través de la secreción vaginal de color blanco o gris con olor desagradable.

Si se perciben algunos de estos síntomas es importante acudir al médico de cabecera o al ginecólogo.

Antes de visitar al doctor se recomienda no mantener relaciones sexuales 24 horas antes de la visita así como tampoco usar tampones.

Tratamiento de la vaginosis bacteriana

Normalmente los especialistas recetan tratamiento antibiótico para acabar con la infección. Lo más común es utilizar pastillas o bien cremas antibióticas que se aplican directamente en la vagina.

La vaginosis bacteriana no la padecen los hombres, pero sí es posible el contagio entre mujeres, por lo que hay que tomar ciertas precauciones.

Mientras se está con el tratamiento antibiótico, es importante mantener las indicaciones del médico y del farmacéutico para evitar problemas.

Cómo aliviar los síntomas

Además de seguir el tratamiento recetado por los especialistas, existen una serie de consejos que pueden ayudar a reducir los síntomas de esta infección.

La mayoría están referidos a una correcta higiene de la zona vaginal: lavar la vagina y el ano con jabón neutro, suave y sin desodorante; usar tampones o compresas sin perfume, usar ropa interior de algodón holgada y limpiar de adelante hacia atrás la zona vaginal cada vez que se va al baño.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz