¿Qué es el kéfir?

Kéfir‘ es un término que, en turco, tendría dos acepciones, o bien significa ‘bendición’ o podría provenir de la palabra ‘lef’ o ‘kefy’ y significar ‘sabor agradable’. De cualquier modo, se trata de un alimento que tendría miles de años: se tiene registro de que, por caso, los antiguos Sumerios ya los consumían.

El kéfir es un alimento conformado por una estructura polisacárida en la que conviven diversos microorganismos, en estado de simbiosis, y que juntos adoptan una forma de masa gelatinosa, de un color blanco muy característico (a veces ciertamente amerillento), de forma irregular y consistencia elástica.

Está compuesto por bacterias heterofermentativas y homofermentativas, levaduras fermentadoras y bacterias ácido acéticas. Y es que, tradicionalmente, sus nódulos se generaban como consecuencia de cuajar la leche fresca en cántaros de madera, cuyo proceso era fundamental para conservar los diversos excedentes lácteos ante la ausencia de refrigeradores de antaño.

Muchos estudiosos actuales resaltan las propiedades particulares de este alimento que, entre sus varios beneficios, destaca el de tener una acción protectora de la flora intestinal, ya que sustituye las bacterias putrefactivas por los bacilos lácticos de propiedades antisépticas. Además, produce la secreción de una sustancia antipúdrica que persiste aún después de la desaparición de los bacilos.

Así también, se ha demostrado el consumo de kéfir aumenta la protección contra ciertas infecciones tales como el síndrome urémico hemolítico, que pueden tener consecuencias letales en los más pequeños.

Todos estos beneficios nacen de que en sus granos o nódulos, se da una asociación simbiótica de bacterias (en especial, lactobacilus brevis, lactobacilus acidophilus, lactobacilus desidiosus, y estreptococos lácticos), y levaduras, responsables en sí de generar la doble fermentación característica del kefir, la ácido-láctica y la alcohólica.

El kéfir también es conocido como ‘yogur húngaro’ o leche kefirada, y se trata de uno de los conocidos productos lácteos fermentados probióticos. Pero además del kéfir de leche, también existe el que se obtiene del agua.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz