Qué comer en caso de gastroenteritis

En caso de gastroenteritis, las claves para pasar este mal momento estarán en el reposo y una dieta líquida (al menos, en un primer momento). Lo esencial será beber abundante líquido para ayudar a eliminar los gérmenes del cuerpo y evitar al mismo tiempo la deshidratación.

Se puede recurrir a agua fresca, a agua con limón, zumos de frutas sin pulpa, bebidas isotónicas o a infusiones digestivas y/o relajantes, como la manzanilla, tila, melisa, entre otras.

Un punto a tener en cuenta, además, es que para superar una gastroenteritis no es necesaria la medicación: hay muchas personas que la superan sin tomar ningún fármaco, salvo el dolor de cabeza, por ejemplo, sea intenso y se prefiera recurrir a un analgésico.

Luego, transcurrido el primer día, los expertos aconsejan continuar con un yogur con bifidobacterias, o leches fermentadas. Habrá que “escuchar” lo que dice el cuerpo y no forzarlo, ya que es frecuente que tras las primeras 24 o 36 horas, aunque no haya más molestias digestivas, siga la inapetencia.

Por lo general, en dos o tres días ya se vuelve a la normalidad y se recupera el apetito. Una vez las molestias pasen, no hay una norma dietética en específica, sino más bien comenzar a comer alimentos saludables, comidas livianas, sin condimentos y en pequeñas cantidades, siempre prestando atención a lo que dice el cuerpo.

Sin embargo, en esta etapa habrá que tener en cuenta dos cosas: que la dieta sea de carácter astrigente y sin fibra, prácticamente con el fin de normalizar el funcionamiento intestinal. Se aconsejan alimentos secos que requieran de buena masticación, tipo pan tostado, arroz, patata y zanahorias cocidas, tortilla bien cuajada, pescados secos, etc.

Una vez la evolución sea favorable, habrá que recuperar la alimentación normal, pero mientras convendrá evitar frutas, legumbres, verduras y productos integrales, ricos en fibra, hasta tanto se recupere la función de los intestinos.

Otro punto: se podrá incrementar sin embargo la cantidad de alimentos ricos en pectinas, fibra soluble con efecto astringente, como manzana rallada y oxidada, pera cocida, patata hervida o membrillo.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz