Psoas ilíaco, recomendaciones de ejercicios

Estiramiento de Psoas ilíaco

Para las personas que practican deporte el psoas ilíaco debería ser uno de los músculos más importantes del cuerpo, pero la cruda realidad es que se ignora más de lo que debería. Está caracterizado por servir de punto de unión entre la parte superior del cuerpo y la inferior, permitiendo que cualquier persona disfrute de una estabilidad adecuada para practicar cualquier actividad. De forma habitual es un músculo al que representa su gran potencia, su fuerza y el gran tamaño del que hace gala. Pero esas características no significan que sea un músculo que se pueda ignorar. De no cuidarlo de la forma adecuada es muy posible que terminemos sufriendo problemas y enfermedades, entre ellas la lordosis lumbar, lo que nos puede llevar a sentirnos muy mal.

Psoas ilíaco, conociendo el músculo

Como indicamos, la importancia de este músculo se encuentra en que sirve de conexión entre partes fundamentales del cuerpo. Realiza una unión entre las vértebras y la cadera. Esto lleva a que tenga un papel clave a la hora de proporcionar movimiento a la pelvis, la espalda y las caderas. Puede no parecerlo o no sonar tanto como otro tipo de músculos, pero su relevancia es enorme y resulta omnipresente en la mayor parte de actividades deportivas en las que participemos. Es por ello que nunca debemos olvidarlo y siempre trabajarlo para que esté en forma de manera conveniente. Cuanto más lo movamos y más lo perfilemos para que sea flexible más garantías tendremos de que no llegaremos a sufrir ningún tipo de sobrecarga. Y eso, al fin y al cabo, es lo que más nos importa cuando estamos practicando un deporte, ya sea running o algo más complejo.

Ejercicios recomendados

Durante la práctica deportiva no hay que obsesionarse con el músculo iliopsoas, pero sí debemos tenerlo en cuenta cuando estemos realizando actividades tan comunes como abdominales o lumbares. La correcta implantación de una metódica que permita fortalecer este músculo ayudará en el proceso de evitar la sobrecarga y estar preparados a fin de no tener dolores en la zona lumbar, la cual a veces olvidamos mientras nos ejercitamos.

Lanzamientos de balón

Algo tan simple como un lanzamiento de balón os puede hacer mucho bien si tenéis en mente reforzar la flexibilidad de este músculo abdominal. Lo único que tenéis que hacer es utilizar los flexores de la cadera con la intención de proporcionar el movimiento correspondiente al balón. En este sentido actúa el tren inferior, siendo éste el que se encarga de aportar la fuerza del ejercicio para que acabe derivando en el tren superior. A todo el mundo le gusta hacer lanzamientos de balón, así que seguro que os divertís incorporando esta práctica en vuestra rutina deportiva.

Elevar las piernas

Si queréis que el psoas tenga una dosis añadida de trabajo para estar en forma poned en práctica la elevación de piernas. No tiene ninguna complicación, pero es muy beneficiosa. Lo que debéis hacer es tumbaros y elevar las piernas hacia arriba en posición vertical. Daros cuenta de que los músculos de las abdominales no son los que realizan el esfuerzo, puesto que su único compromiso en este caso se encuentra depositado en ayudar a incrementar la estabilidad. Vosotros mismos tenéis que apreciar que el esfuerzo lo realiza el psoas ilíaco.

Curl up

Este clásico ejercicio de abdominales se encarga de que el psoas se ponga manos a la obra y que vuestro cuerpo se encuentre mucho más en forma. Hay dos partes que juegan un papel determinante en este sentido. Tenemos las abdominales, que se ocupan de que la columna se flexione. Y también tenemos el psoas, que es el cual realiza la tarea de elevar el tronco y también se ocupa del finalizado del ejercicio. Este es un ejercicio muy sencillo y fácil de aplicar, así que lo recomendamos dentro de vuestra rutina deportiva, porque al fin y al cabo unas abdominales siempre van muy bien.

Los mejores estiramientos

Para cuidar del psoas ilíaco es tan importante prestar atención a los estiramientos como a los ejercicios que hemos mencionado en el apartado anterior. Por eso os vamos a dar varias ideas que podréis aplicar sin gran esfuerzo, tanto en casa como si estáis en el gimnasio. La idea es que no descuidéis nunca los estiramientos por mucha pereza que os de.

Estiramiento general del psoas

Ya veréis qué fácil es este estiramiento del músculo psoas. Lo único que tenéis que hacer es colocar una rodilla adelantada en una posición flexionada con ángulo de noventa grados y la otra apoyada en la superficie en la que nos encontremos. Ahora hacemos un movimiento con el cual nuestra cadera irá hacia adelante de manera que realicemos de manera conjunta una acción de retroversión pélvica. No supone un esfuerzo extremo y os ayudará a estirar en cualquier tipo de lugar, siendo apto para quienes estéis en la comodidad del hogar.

Estiramiento en movimiento

Para este ejercicio recomendábamos un gimnasio, pero si sois cuidadosos también lo podéis practicar en casa. Se realiza con movimiento de las piernas, así que aseguraros de tener espacio de sobras. Lo único que debéis hacer es agarraros con las dos manos en algún objeto estable y luego realizar un movimiento de estiramiento de la pierna hacia atrás. Repetimos este movimiento 10 veces con cada pierna para asegurarnos de que ha estirado de manera adecuada para poner en forma el psoas ilíaco.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz