Protector solar: errores habituales que debemos corregir

Usar protector solar

El protector solar es uno de nuestros mejores aliados ahora que se acerca el verano. Seguro que debido a los días de sol con los que nos hemos encontrado en mayo ya nos hemos puesto protector en algunas ocasiones, ¿pero lo estamos haciendo bien? Los expertos recomiendan tener mucho cuidado, dado que es frecuente que cometamos errores a la hora de ponernos este tipo de cremas. Y no hay nada peor en el verano que llevar el protector solar mal puesto. Hoy hablaremos de los errores más comunes que deberíais intentar corregir para no arriesgaros.

Protector solar en poca frecuencia

Quienes creen que protegerse contra el sol significa ponerse el protector una vez al día… están equivocados. No tenemos que confiarnos con esa idea, porque no funciona así. Nos ponemos el protector por la mañana y a lo largo del día si vamos a tener contacto con el sol debemos volver a aplicarlo cada dos horas. Es la recomendación que se realiza de manera general y la cual no debemos olvidar. Por otro lado, no pensemos que porque nos pongamos un protector resistente al agua no vamos a perderlo si nos metemos en la piscina y estamos media hora nadando. La protección contra el agua tiene otro significado, no uno que pueda implicar que hagamos lo que hagamos la crema seguirá protegiéndonos como al principio.

Utilizar un producto que ha caducado

A nadie le gusta tirar el dinero, eso os lo aseguramos, pero no por ello tenemos que ser inconscientes. ¿Os beberíais un vaso de leche de una caja que lleve caducada seis meses? No lo haríais. Pues lo mismo hay que pensar cuando nos vamos a poner el protector contra el sol. Es bastante frecuente que compremos un protector, lo guardemos al final del verano y al inicio del siguiente volvamos a utilizarlo pensando que no hay ningún problema. Pero en una gran cantidad de ocasiones nos fijamos y descubrimos que está caducado, porque el producto no ha soportado el paso entre las estaciones. Y la primera tentación es utilizarlo y pensar “bah, total, es un protector, no pasa nada”. Pero si bien os podemos decir que no es malo para el cuerpo (no os va a producir efectos nocivos, tranquilos), lo que sí ocurre es que no os dará protección. El grado de protección, al caducar el producto, habrá desaparecido. Os estaréis poniendo simple crema con la cual no tendréis ningún tipo de apoyo contra el sol.

Olvidar partes clave

También es bastante frecuente que cometamos el error de no ponernos la crema contra los rayos del sol de forma inadecuada. Corremos el riesgo de concentrarnos en partes muy específicas y olvidarnos otras que también debemos proteger. Pensemos que tienen el mismo riesgo las mejillas que la nariz, así que deberíamos ponernos protector también en ella. Si no tenemos cuidado es posible que acabemos con alguna quemadura en la piel que no nos gustará absolutamente nada. Ante la duda siempre hay que tratar de ser más minuciosos de lo normal y cubrir la superficie de piel de una manera correcta.

Protector solar para tomar el sol

No usar protector

Este es el error máximo que podemos llegar a cometer. ¿Tenemos la piel oscura y pensamos que por eso estamos libres de los rayos del sol? Grandísimo error y no solo eso, puesto que estamos cometiendo una insensatez que está poniendo nuestra vida en peligro. Recordemos la importancia de cuidar la piel del sol para evitar problemas tan drásticos como el cáncer de piel, el cual ya ha afectado a muchas personas que no han tenido el nivel de cuidado adecuado al disfrutar del verano. Por mucho que tengamos una piel oscura deberíamos usar protector, en especial uno que se ajuste a las necesidades de nuestra piel.

Utilizas un protector malo

No decimos que los protectores para el sol más caros sean los mejores. Eso es exagerar y generalizar, porque hay de todo en el sector de la protección solar. Pero lo que sí te podemos decir es que deberías tener cuidado de algunas cremas que prometen cosas que no pueden garantizar. Por eso te recomendamos que siempre mires la letra pequeña de los envases y que busques exactamente aquello que necesitas. Y lo que necesitas ya te avanzamos que es una protección que evite que sufras las consecuencias no solo de los rayos UVB, sino también de los UVA. Tenemos que protegernos ante ambos para no vernos en una situación en la cual suframos quemaduras o problemas derivados, como que nuestra piel envejezca más rápidamente.

Todos estos errores son comunes entre personas de cualquier edad y si cometéis alguno de ellos no deberíais sentiros mal, pero sí intentar ponerle remedio. El uso del protector solar es imprescindible cuando el sol ataca con sus rayos más fuertes y aunque no lo hayamos dicho, no solo cuando nos está dando de una manera directa, sino también incluso estando en lugares de interior. Nos tenemos que proteger para que en el futuro no nos tengamos que lamentar.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz