Problemas para digerir la lactosa. El yogur como aliado

Problemas para digerir la lactosa. El yogur como aliado 1


Los problemas para digerir la lactosa NO son cada vez más frecuentes, en realidad lo que ocurre es que cada vez existe mayor difusión sobre este tipo de problemas metabólicos, y la población está más concienciada sobre ello.

Por todos es conocido que la lactosa es uno de los nutrientes de los productos lácteos, se trata del azúcar de la leche. La lactosa, para ser metabolizada en el organismo, ha de ser “cortada” por una enzima, la lactasa, que la convierte en moléculas más pequeñas. Muchas personas padecen problemas para digerir la lactosa ya que tienen déficit de la enzima lactasa, que es la encargada de hacer digerir la lactosa.

La lactosa es un disacárido formado por glucosa y galactosa, la función de la lactasa es romper esa molécula de lactosa en los dos monosacáridos, para que el proceso metabólico de la digestión sea mucho más sencillo.

¿Por qué el yogur puede ayudar a digerir la lactosa?

En primer lugar, el yogur contiene menos cantidad de lactosa que la leche, únicamente 4 gramos cada yogur. Durante la fermentación de la leche, los fermentos para producir el yogur se “comen” la lactosa, haciendo que la cantidad total de este disacárido sea mucho menor.

Por otra parte, los fermentos del yogur llegan vivos al intestino y colaboran con la lactasa en la tarea de “romper” la lactosa en glucosa y galactosa, favoreciendo así la digestión de la lactosa.

Las personas con problemas para digerir la lactosa pueden tolerar hasta 12 gramos de lactosa al día. Estos 12 gramos son mucho más fácilmente digeribles si se hace de manera separada y continuada durante todo el día.

Lácteos, principal fuente de calcio

Los productos lácteos suelen ser la principal fuente de calcio de la dieta, las personas que sufran problemas de digestión de la lactosa pueden tomar una pequeña cantidad de este azúcar en su día a día, existen varios estudios que demuestran que hasta 12 gramos por día de lactosa pueden ser bien tolerados por la mayoría de las personas, siempre que se tomen de manera separada y espaciada en el tiempo. Las leches fermentadas se toleran mejor que la leche por su menor proporción de lactosa (contienen unos 4g de lactosa).

En cualquier caso, no todos los organismos responden igual ante cualquier nutriente, por lo que si existen dudas, la mejor opción es consultar a un experto.

Los estudios que demuestran la relación entre el yogur y la digestión de la lactosa

La EFSA (European Food Safety Authority), o lo que es lo mismo, la Autoridad Europea de Seguridad Alimenticia ha comprobado tras estudios durante más de 25 años que el consumo de yogur presenta propiedades beneficiosas que ayudan a las personas con problemas de digestión de la lactosa a tolerar su consumo.

De ese modo, de los 14 estudios científicos realizados, 13 de ellos mostraron que la ingesta de yogur mejora los síntomas característicos que sufren las personas con problemas de digestión ante este nutriente.

Atendiendo a estos datos, la EFSA ha establecido una relación causa-efecto entre el consumo de yogur y una mejor digestión de su lactosa.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz