Problema de salud, síntomas inocentes que te pueden alertar

Problemas de salud

A veces tener un problema de salud puede ser más o menos grave dependiendo de cuándo lo hayamos descubierto. Es importante que seamos conscientes de que hay síntomas inocentes y aparentemente benignos que pueden ser una señal de nuestro cuerpo para alertarnos de cómo deberíamos intentar cuidarnos o hacernos un chequeo. En este artículo hablaremos de algunos de estos síntomas con los que deberíamos preocuparnos si se alarga su presencia constante durante días. Al pasar una semana y comprobar que los síntomas no desaparecen no será mala hora de consultar con nuestro médico de cabecera.

Problema de salud, tu cuerpo te avisa

Una de las cosas buenas del cuerpo de las personas es que es muy listo e inteligente, a veces más que nosotros, que intentamos autoconvencernos de que estamos bien y no pasa nada. El organismo tiene formas específicas de comunicarse con nuestro cerebro y de decirle “oye, aquí hay algo que no está bien”. Nosotros deberíamos reaccionar analizando la situación y buscando ayuda profesional, pero en ocasiones tenemos la mala costumbre de ignorar los síntomas y simplemente esperar a que el dolor o el problema se pase solo. Hay que intentar aprender a estar un poco más en sintonía con nuestro cuerpo y procesar mejor los mensajes que nos manda. Así seguro que evitamos más de un susto.

Cambios en la piel

Lo interesante de estos síntomas es que la mayoría se explican de formas sencillas. Pero cuando no hay una explicación sencilla… ahí es cuando tenemos que tener la mosca detrás de la oreja. Un síntoma frecuente son los cambios en la textura de la piel. Nosotros lo apreciaremos aunque los demás no se fijen en ello. Puede haber explicaciones, como que hayamos cambiado de gel de la ducha. Pero también puede ser por algo distinto. Nos tenemos que fijar en ello si la piel nos pica, si está más seca, más áspera o más gruesa, entre otras características. Los expertos recomiendan estar al tanto de ello porque hay muchas enfermedades cuyo síntoma puede ser este, desde algo autoinmune hasta problemas en los riñones o niveles de presión sanguínea más elevados de lo normal.

Cansancio inesperado

La mejor demostración de ello la podemos tener subiendo unas escaleras. ¿Te cansas de forma inesperada subiendo unas escaleras que siempre sueles subir sin problemas? Puede deberse simplemente a que estás cansado, pero es posible que también se deba a algo más preocupante como una enfermedad del corazón. Para probarlo no te pongas a subir escaleras que habitualmente no subes, porque en ese caso el ejemplo no sirve.

Aliento afrutado

Esto es algo que notarás tanto tú como la gente que esté contigo. Nos referimos a ese característico aliento afrutado que emite nuestra boca en algunos momentos. Puede deberse a que has comido algo específico o a que tu cuerpo está teniendo una reacción aislada, aunque también es posible que se trate del efecto derivado de tu organismo en el proceso de quemar azúcar debido a que has contraído diabetes.

Dificultad matemática

Dificultad matemática

Pongamos que siempre has sido un maestro de las matemáticas y que nunca se te ha puesto difícil una operación hasta ahora. De repente has comenzado a descubrir que de vez en cuando te equivocas con las cuentas. Puede ser una señal de alzheimer o cualquier otro tipo de demencia. Es importante que te fijes y que reconozcas que tienes un problema. En muchos casos se ignora atribuyendo el problema a otro factor, pero cuando es algo demasiado continuado no hay duda de que puede deberse a una enfermedad. Como siempre, es mejor prevenir que curar.

Orinar mucho

Orinar no es malo, pero si de repente te notas que vas mucho más al baño de lo habitual quizá se trate de un síntoma de que tienes algún tipo de problema o enfermedad. También influirá el tipo de orina que expulses, como el colo que tena, su olor o consistencia, pero en cualquier caso será algo que te recomendamos controlar. Hay muchos problemas médicos vinculados al incremento de ocasiones que vamos al baño. En el caso de los hombres se puede tratar de un problema en la próstata (motivo por el cual hay que realizarse revisiones periódicas) y para los dos sexos es posible que se trate de una señal de diabetes.

Temblores

Hay personas que han temblado toda la vida y que por ello no se preocupan por seguir haciéndolo, porque es algo atribuido a factores naturales de los que no hay que preocuparse. Pero si has empezado a temblar de forma reciente, en ese caso sí es posible que tengas que plantearte si no se trata de un síntoma. La mejor forma de ponerlo a prueba es escribiendo a mano todos los días y viendo cuál es el resultado, dado que los temblores suelen afectar de forma significativa a la manera en la cual escribimos. En muchos casos quizá se trate de un indicio de que podemos estar sufriendo inicio de parkinson, un problema de salud muy grave.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz