Los probióticos y el estreñimiento

Los probióticos y el estreñimiento 1

El estreñimiento es un trastorno actual cada vez más presente: según datos estadísticos, su prevalencia es de entre el 15 y el 25 por ciento de la población. Puede o no estar relacionado con otra patología, en el segundo caso es cuando se habla de “estreñimiento funcional”. El estreñimiento se caracteriza por heces duras, secas y de difícil evacuación.

Consumer Eroski publicó recientemente un artículo en el que se refiere al papel de los probióticos en este trastorno, en el que los intestinos funcionan más lento y se va al baño con menos frecuencia que de lo normal.

Los probióticos son, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), microorganismos vivos que, en su justa medida, pueden significar beneficios sobre la salud del organismo. Estos microorganismos pueden incorporarse a través de preparados (que se adquieren en la farmacia) o bien por intermedio de los alimentos que vienen con probióticos, como los yogures o leches fermentadas.

Es importante distinguir entre probióticos y prebióticos: los segundos son las que favorecen el crecimiento o actividad de una o varias bacterias en el colon. El beneficio de los primeros sobre la función intestinal se viene estudiando desde hace tiempo: se ha observado que pueden contribuir a mejorar la flora intestinal y, por ende, promover la actividad intestinal.

En 2014 se publicó una completa revisión de la literatura científica y metaánalisis sobre los probióticos, titulada ‘El efecto de los probióticos en el estreñimiento funcional en adultos’. En general, el uso de probióticos se relacionó con una reducción significativa del tiempo de tránsito intestinal (12,4 horas de media) y con una mayor frecuencia de deposiciones.

Además, se demostró que los probióticos mejoran también la consistencia de las heces. Las cepas relacionadas con estos efectos beneficiosos fueron, en particular, las Bifidobacterium lactis.

De todos modos, y más allá de los buenos resultados, en la sistemática se indicó que son necesarios más estudios bien diseñados para poder concluir de manera firme el tipo de especies, las dosis y la duración necesaria del uso de probióticos contra el estreñimiento.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz