Primeros auxilios: algunos mitos

Primeros auxilios: algunos mitos 1

En el mundo de los primeros auxilios también existen varios mitos o creencias falsas. En esta ocasión en Vitadelia, te proponemos conocer cuatro de ellos.

Quemaduras

Una falsa creencia referida a las quemaduras es que al momento de tal lesión se puede aplicar dentífrico, mantequilla o incluso clara de huevo, pero es algo no sólo falso sino que puede hasta ser perjudicial.

La creencia con respecto a la pasta para dientes puede venir del hecho de que es una sustancia refrescante pero, en realidad, es abrasiva y puede incluso agravar la lesión.

La mantequilla o aceite tampoco son opciones efectivas y ensucian la herida, y empeoran las cicatrices posteriores. La clara de huevo, por su parte, se cree que al ser rica en colágeno, acelera la cicatrización, lo que tampoco es conveniente. Si se aplica sobre una quemadura, queda pegada y dificulta luego la limpieza. Además, la clara de huevo puede tener bacterias que aumenten el riesgo de infección.

Ante una quemadura, lo más recomendable será aplicar agua fría (no hielo, porque quema más) y cubrir la zona con un apósito estéril o un pañuelo limpio. Si no se trata de una quemadura de gravedad, se puede aplicar un antiinflamatorio tópico. Si es más profunda, entonces habrá que ir a emergencias.

Hemorragia nasal

Un creencia relacionada con las hemorragias nasales es que hay que echar la cabeza hacia atrás, pero la verdad es que esta acción no detiene el sangrado, sólo hace que la sangre en vez de salir por la nariz pase a la parte posterior de la misma, y vaya hacia la garganta y la boca.

En realidad, hay que hacer lo contrario: volcar la cabeza hacia delante, y presionar la zona lateral del lado de la nariz que sangra, justo en la zona donde termina el hueso y empieza la región carnosa. La presión debe ser firme y continua durante diez minutos.

También puede ser de ayuda aplicar un poco de frío en la zona, por su efecto vasoconstrictor.

Atragantamiento

El golpear la espalda ante un atragantamiento es algo que surge casi instintivamente. Sin embargo, esta acción bien intencionada puede no ser correcta ni ayudar, ya que puede favorecer la impactación del cuerpo extraño y empeorar la obstrucción de las vías aéreas.

Lo más recomendado es hacer la llamada maniobra de Heimlich: para ello, habrá que colocarse por detrás del que se está ahogando, rodearlo con los brazos y hacer una comprensión  por debajo de la boca del estómago. De esta manera, se impulsa de forma brusca el aire hacia arriba, lo que facilitará la expulsión del cuerpo extraño.

Intoxicación

Otro mito es el de provocar el vómito ante una intoxicación: si bien es cierto que esto puede facilitar la eliminación del tóxico, no siempre es recomendable.

Si la sustancia que se ha ingerido es corrosiva (lejía, amoniaco, etc.), devolver es contraproducente ya que ocasionará daños en la parte alta del tubo digestivo. También hay que ser muy prudentes al provocar el vómito en una persona semiinconsciente, porque pueden ocasionarse aspiraciones del contenido gástrico hacia las vías respiratorias.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz