Prevención de encías inflamadas: recomendaciones

Mujer con prevención de encías inflamadas

Hace unos días hablamos de cómo combatir las encías inflamadas, pero la inflamación de las encías es un problema más común de lo que nos gustaría, por lo que hemos decidido dedicarle otra entrada a este tema tan importante. La prevención de encías inflamadas es muy relevante, puesto que es una afección que llega sin avisar e incluso en aquellos casos en los que somos personas que nos cuidamos mucho la boca. Tener una buena higiene bucal no evita que acabemos sufriendo problemas en las encías, dado que hay ocasiones en las que no podemos evitar que algún resto de alimento se quede en nuestra boca provocando una infección. Y si no tenemos las encías sanas no creamos que somos un caso raro, puesto que según estadísticas recientes de la SEPA hay un 14,8% de personas adultas que tienen las encías sanas, mientras que el resto sufre algún problema en ellas.

El principal inconveniente de los problemas en las encías se encuentra en que son molestos y persistentes. No resultan graves como para preocuparnos por ellos de manera constante, aunque sí pueden llegar a provocarnos serios dolores de cabeza. A continuación vamos a repasar las principales causas de las encías inflamadas y las  maneras que podemos utilizar para evitarlas.

Para la prevención de encías inflamadas hay que conocerlas más

Es importante saber que la mayor parte de los daños que se producen en la encía tienen un detonador claro: una irritación de tipo temporal que se haya llevado a cabo por el contacto de un alimento o por el efecto de la gingivitis. Los efectos más habituales de esta enfermedad reúnen hinchazón en las encías, sangrados y dolor cuando masticamos. No importa si es una gingivitis crónica o aguda, el efecto en las encías acabará siendo igual de nocivo. La gingivitis también se produce debido a otros factores que afectan a nuestra salud bucal, como es el caso de las caries, el sarro o las placas. Es algo a lo que prestar atención, puesto que si no la tratamos es posible que acabe convirtiéndose en algo peor, como puede ser la periodontitis (y ésta puede derivar en problemas de corazón).

La dolencia en las encías de la que hablamos tiene más enemigos. El déficit nutricional, que se produce cuando no tenemos en nuestro organismo suficiente vitamina C o hierro, se transforma en un enemigo a mantener controlado. Sin la suficiente vitamina de este tipo es posible que acabemos teniendo escorbuto y el escorbuto nos llevará a tener gingivitis, por lo que podéis apreciar que todo se trata de una cadena muy peligrosa. Teniendo esto en cuenta tenemos que tratar de alimentarnos bien. Eso sí, comer alimentos como el pescado está bien, pero sin abusar de ellos, pues hay que comer variado y bien cocinado; si no mirad lo que le pasó a Gollum de El Señor de los Anillos.

Las mujeres se encuentran con otros casos en los que las encías inflamadas tienen la posibilidad de producirse para su desgracia. Por ejemplo, cuando se encuentran embarazadas, tienen la menstruación o poco después de haberse llevado a cabo el nacimiento de su hijo. El cambio de las hormonas es otro de los condicionantes, así que es frecuente que durante la pubertad se sufran también. Y aunque pensemos que el uso de aparatos dentales es muy beneficioso para la formación y la colocación del sistema dental, no hay que olvidar que esto nos puede llevar a sufrir infecciones porque haya comida que se haya quedado atascada.

Para mantener las encías sanas y que no se produzcan inflamaciones, debemos ser precavidos en todo momento, incluso con el uso de productos de higiene dental. No todos los enjuagues bucales o las pastas de dientes son beneficiosos para nuestra salud bucal. Tenemos que asegurarnos de que seleccionamos las marcas adecuadas y que no recurrimos a una que nos produzca una infección. En este sentido hay que recurrir a los productos que recomiendan los dentistas y evitar aquellos de marca blanca que pueden suponer un ahorro para nuestra cartera. Por otro lado, además de los productos de higiene dental, hay medicamentos que pueden afectar a nuestra dentadura. Si descubrimos que esto nos ocurre no hay que dejar de tomar esa medicación, pero sí consultar con el médico para llegar a una conclusión acerca de qué hacer en adelante.

Prevención de la inflamación de las encías

Sanar el mal de las encías es importante, pero también debemos saber cómo prevenir el problema. En este sentido no solo podemos tener en mente la necesidad de alimentarnos bien y de usar los productos adecuados de limpieza, sino que también es importante tener unos hábitos higiénicos adecuados. Si os habéis cansado de escuchar que tenéis que limpiaros los dientes bien, es importante que comencéis a hacer caso a ello, porque es algo muy necesario. El cepillado tiene que durar alrededor de 2 minutos y aplicarse no solo a los dientes, sino también a la legua y las encías.

Y aunque el cepillo ya penséis que se trata de un buen soporte, os recomendamos que también tengáis en cuenta la seda dental. Al menos que la utilicéis una vez al día y siempre con mucho cuidado, puesto que si no la usáis de manera conveniente quizá acabéis teniendo problemas con ella a modo de irritaciones no deseadas. Los enjuagues bucales pueden ser una buena forma de terminar la limpieza, aunque como decíamos antes, no os olvidéis de hacerlo con un producto de marca contrastada.

Sobre la alimentación, para prevenir encías inflamadas recomendamos que tengáis en cuenta siempre el consumo de productos de calidad, como verduras y frutas. Las bebidas azucaradas tienen que salir de vuestra dieta y adoptar un consumo más saludable. Y por si tenéis dudas de ello, el tabaco es algo que no debería quedarse entre vuestros hábitos. Aplicar la mejor prevención de encías inflamadas os evitará problemas futuros muy importantes.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz