Prevención del túnel carpiano: todo lo que debes saber

Prevención del túnel carpiano con ejercicio

La prevención del túnel carpiano es una de las cosas que más se recomienda introducir en nuestro día a día, en especial si tenemos alguna profesión de riesgo en la cual sea inevitable (o casi inevitable) sufrirlo. Por eso aunque tiempo atrás hablamos de las formas principales que existen para aliviar el túnel carpiano, hoy nuestro objetivo es colocarnos un poco antes de que esto ocurra y hablar de prevención. Porque por desgracia, el síndrome del túnel carpiano es muy frecuente en todo el mundo y se da cada vez en más casos.

Prevención del túnel carpiano

Para poder tomar cartas en el asunto y ponernos manos a la obra a la hora de definir una prevención del túnel carpiano lo primero que debemos hacer es valorar nosotros mismos (o con la ayuda de un profesional) el volumen de riesgo al que nos enfrentamos. Recordemos que este problema en la muñeca se produce de forma más habitual entre las personas que realizan trabajos repetitivos o en los que la posición de las muñecas es muy estable. Por ejemplo, aunque nadie diría que se trata de un trabajo de riesgo, el empleo de informático puede ser muy perjudicial para las personas, puesto que el uso del ratón y la posición fija de las muñecas sobre el teclado puede llevar a sufrir este síndrome. Lo mismo ocurre con las personas que trabajan en el sector de la limpieza o los que tienen puestos de dependiente en supermercados, puesto que se reitera demasiado el mismo tipo de acción con la muñeca.

Introducir cambios

Cuando lleguemos a una conclusión sobre si estamos enfrentándonos a un riesgo mayor o menor de sufrir el síndrome del túnel carpiano podremos comenzar a introducir cambios en nuestra vida que nos ayuden. Es importante que cortemos por lo sano cualquier tipo de riesgo con el que podamos estar lidiando. Pero como normalmente es muy difícil que podamos dejar de realizar una actividad de la cual nos tenemos que ocupar en el trabajo, lo ideal será buscar una manera en la cual las muñecas no sufran el mismo tipo de intensidad. Volvemos a poner el ejemplo del informático (o cualquier persona que trabaje con un ordenador todo el día) y vemos que existen periféricos y accesorios que ayudan a reducir la presión que se realiza sobre el túnel carpiano. Así que aunque no nos parezca que estos accesorios son útiles, hay que confiar en ellos para que podamos estar más seguros ante la aparición de este dolor.

En otros casos el simple cambio de una herramienta no es suficiente, así que debemos hacer algo más. Es recomendable que seamos conscientes de que es posible que estemos realizando unas posiciones demasiado reiterativas que nos pueden acabar pasando factura. Por eso de vez en cuando habrá que reducir estas posiciones y hacer movimientos de otro tipo que permitan que los procesos no sean tan repetitivos. También hay que intentar en la medida de lo posible que las posiciones sean más naturales y que nuestras muñecas no estén colocadas de forma abrupta. Nosotros mismos nos daremos cuenta de ello.

Es importante que vigilemos también el tiempo que llevamos con una misma posición para de vez en cuando hacer algún tipo de descanso o ejercicio de relajación en las manos. A veces tomarnos un descanso puede significar que terminaremos de trabajar un poco más tarde, pero es imprescindible si no queremos acabar sufriendo los azotes del síndrome del túnel carpiano. Los periodos de descanso siempre ayudan sea lo que sea que estemos haciendo con las manos y las muñecas.

Otros buenos consejos

Las muñecas sufrirán menos si están más fortalecidas, así que te recomendamos que tengas la costumbre de hacer dos cosas: estiramientos y ejercicios. Si eres capaz de fortalecer las muñecas, así como los antebrazos, te encontrarás con que posteriormente el nervio sufre menos las posiciones reiterativas. Es importante que el fortalecimiento de las muñecas lo hagas con ejercicios isométricos, dado que estos son los más adecuados para el beneficio que estamos buscando. Los estiramientos son útiles antes y después de comenzar con la práctica. En ambos casos aunque estamos en una fase de prevención, asegúrate de que no tienes dolores en el momento en el cual vayas a hacer el ejercicio, dado que eso podría ser problemático.

Por otro lado, si bien las muñequeras para paliar el síndrome del túnel carpiano son más frecuentes en personas que ya lo están sufriendo, si te encuentras en un grupo de riesgo y crees que para ti es algo inevitable, no estaría de más que las comenzaras a utilizar antes de tiempo. Eso te permitirá retrasar el dolor y que así te encuentres más sano durante mucho más tiempo, aunque no es una solución mágica ni mucho menos y el síndrome podría acabar afectándote de todas las maneras. La prevención del túnel carpiano requiere mucha implicación y sobre todo que no dejemos pasar algo que no sabemos si nos ocurrirá o no, porque si le damos motivos a nuestro cuerpo, lo más probable es que ocurra. Y cuando ese día llegue seguro que os arrepentís de no haber comenzado a prevenirlo antes.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz