¿Cómo preparar gazpacho de sandía?

Receta del gazpacho de sandía

Últimamente está de moda reinventar los platos clásicos de nuestra rica gastronomía. Tenemos tortillas reconstruidas e incluso cremas de verduras con espuma de puerros… y ahora parece que es el turno del gazpacho. Lo que antes era una sopa fría de tomate con pepino y pimientos se convierte en algo diferente, puesto que los chefs están buscando nuevos sabores para reinventar el plato y hacerlo más interesante al paladar. Una buena muestra de ello es la fama que ha ido adquiriendo el gazpacho de sandía, el mismo que juega con texturas y sabores buscando potenciar el dulzor de la sandía con la sal y mezclarlo con ese sabor tan característico del gazpacho. Si quieres ser todo un chef y sorprender a tus invitados o tu familia con esta reinvención de gazpacho entonces corre a por papel y lápiz. Te vamos a explicar paso por paso cómo hacer esta sopa tan fresquita que sienta genial cuando empieza el buen tiempo.

Gazpacho de sandía

Cuando pensamos en mezclar algo tan diferente como la sandía y el tomate muchos vamos automáticamente a descartar la idea por ser dos alimentos muy distintos que a simple vista parecen incompatibles. Pero lo curioso es que una vez que se unen crean una perfecta armonía de sabor, potenciando el sabor original del gazpacho y añadiendo unas notas dulces gracias a ese regusto final que deja la sandía. Lejos de lo que puede parecer, hacer esta variante del gazpacho no se diferencia en el mucho en el proceso al clásico de toda la vida. Si queréis hacer 1 litro de gazpadho de sandía entonces necesitáis que en vuestro carro de la compra haya lo siguiente:

  • 1 kilo de tomates bien maduros
  • 1 Pepino
  • 1 Pimiento verde
  • 600 gramos de sandía
  • 2 dientes de ajo
  • Aceite de oliva al gusto
  • Vinagre blanco al gusto
  • Sal al gusto

Para su elaboración tan solo necesitas una batidora de vaso. Primero hay que pelar el pepino y trocearlos. Luego se limpia el pimiento y el tomate para después trocearlo de la misma manera. Pon especial atención a este proceso porque picar los ingredientes hará que sea más fácil que se trituren. Ahora es el momento de la sandía, hay que cortarla y quitarle las pepitas con mucha paciencia hasta que quede completamente limpia y entonces se pueda meter con el resto de ingredientes. Le ponemos el ajo y el agua para comenzar a triturarlo. Cuando ya empiece a tomar forma hay que meterle el pan y condimentarlo con el aceite, vinagre y la sal para, finalmente, meter el gazpacho en una botella y ponerlo a enfriar.

Preparar gazpacho de sandía

Salmorejo de sandía y fresas

Si sois del sur de España o conocéis a algún andaluz o extremeño seguramente habréis escuchado o dicho la definición sencilla de salmorejo. “Es lo mismo que el gazpacho, pero sin lo verde”, y no hay forma más sencilla de definir esta versión del gazpacho que sabe tan buena como la receta original. Como es evidente, omitiremos echar pepino y pimiento para hacer el salmorejo, pero introduciremos un alimento más para aprovechar el contraste de sabores que da la mezcla de dulce y salado. Para ello utilizaremos:

  • 600 gramos de tomates muy maduros
  • 500 gramos de sandía
  • 8 o 9 fresas
  • 1 dientes de ajo
  • Pan
  • 1 chorro de aceite de oliva (al gusto)
  • Vinagre al gusto
  • Sal
  • Taquitos de jamón

Tal y como ocurre con el gazpacho, hay que limpiar el tomate y cortarlo en trocitos pequeños para luego meterlo en el vaso de la batidora. Posteriormente cortaremos a trocitos la sandía y, de nuevo, le quitaremos las pepitas y meteremos los trocitos de la fruta junto con el tomate. Se lava la fresa, cortamos el rabo y la zona blanca para luego meterlo con el resto de ingredientes junto con el ajo. Vertimos un poco de agua y empezamos a triturar toda la mezcla para, posteriormente, meterle el pedazo de pan y condimentar al gusto. Una vez se obtiene una sopa líquida, lo preparamos y lo metemos en la nevera a enfriar hasta el momento de servirla, momento en el cual la pondremos en un plato o vaso y la decoramos con unos trocitos de jamón. Ya veréis que el contraste del jamón con esas notas dulces del gazpacho os encantará.

¿Y los celíacos?

Hay veces que parece que muchas recetas deliciosas se olvidan de los celíacos, haciendo que tengan que buscar alternativas para poder consumir ese plato que parece tan apetecible. Con el gazpacho ocurre lo mismo, dado que al incluir pan es un alimento que automáticamente tienen que eliminar de su dieta. Por suerte hay variaciones, como por ejemplo utilizar pan sin gluten o directamente no usarlo en la receta. La verdad es que la ausencia de pan no se echa mucho de menos y hace que el gazpacho de sandía o salmorejo resulten más suaves para el estómago. Así que no temáis en quitar ese pedazo de pan porque el sabor seguirá siendo exquisito.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz