Postres fríos, recetas con las que no engordarás

Postres fríos en verano

El calor que sufrimos en este inicio de verano nos hace pensar en postres fríos. Queremos comenzar a introducir en nuestra dieta pequeños placeres fríos que nos permitan refrescarnos. Pero la tentación es alta y lo que anuncian en televisión de forma constante son helados y postres que no son nada recomendables para que mantengamos la línea. Nosotros tenemos que ser fuertes de voluntad y resistirnos a la tentación, aunque sabemos que no siempre es fácil conseguirlo con sencillez. La mejor forma de lograrlo se trata con un buen sustitutivo, en este caso un tipo de postre que nos permita saciar nuestras ganas de algo dulce, pero sin que sea malo para nuestra figura. Por suerte, hay distintas ideas que podéis tener en cuenta y no son tan complicadas de llevar a cabo como podríais imaginar.

Postres fríos, fundamentos muy sanos

A veces nos complicamos la vida en busca de postres deliciosos que nos puedan satisfacer durante el verano y creemos que lo único que podemos hacer es recurrir a aquellos helados o tartas con más calorías. Pero la realidad es que con solo el apoyo de un congelador y de unos ingredientes fundamentales tendremos la posibilidad de disfrutar de alimentos muy sanos y refrescantes. Para prepararlos tendremos que pensar en la importancia de reducir las calorías, evitando el uso de ingredientes que no son tan recomendables como podríamos imaginar, entre ellos el caramelo o el chocolate. En su lugar lo mejor que podremos hacer será optar por las frutas, con las que tendremos garantizadas una serie de recetas realmente satisfactorias.

Sorbete de melón

Hemos elegido el melón como sabor dulce y alternativo a los que habitualmente se utilizan en la preparación de sorbetes. La idea es daros una receta un poco diferente, pero nos gustaría que supierais que podéis preparar sorbetes de prácticamente cualquier fruta que tengáis en casa o que compréis en la frutería. Solo necesitamos un trozo de melón, un poco de agua, zumo de limón y si lo necesitáis un poco de miel. Lo primero que debéis hacer es congelar el melón que hayáis cortado. Dejamos que se quede congelado durante la noche y lo sacamos del congelador al día siguiente. Ahora lo mezclamos en el recipiente de la batidora añadiendo el agua, el zumo de limón y si habéis decidido poner una dosis de miel. Esto último dependerá de lo dulce que queráis el sorbete. En nuestro caso, como ya estamos preparando el postre de una fruta dulce, os recomendaríamos que no pongáis miel. En sustitución también podríais poner azúcar, pero como os decimos, es recomendable no hacerlo.

Lo mezclamos todo con la batidora y lo volvemos a congelar, ahora con todo bien disuelto y mezclado. La cantidad de agua y zumo de limón no debería ser elevada en ninguno de los casos, pero también puede depender del tono que le queráis dar al sorbete, si más intenso o más ligero. Si le ponéis dos deditos de agua y unos chorros de zumo de limón ya tendréis un postre de verano fantástico. Y como os decíamos antes, podéis cambiar el melón por otras frutas y repetir el proceso.

Smoothie de sabores

Smoothie de sabores

Seguro que los habéis visto en algunas tiendas de zumos, los smoothies están de moda y resultan muy resfrescantes. También son una bebida habitual que podemos conseguir en los bares de los gimnasios, demostrando lo sana que es. Si os la definimos de una forma más común, os diremos que un smoothie es un batido preparado con fruta, muy sano y natural. El proceso de preparación es muy sencillo, puesto que lo podemos tener hecho en unos pocos minutos gracias a una batidora, un poco de leche, fruta y azúcar. El azúcar, como en el caso del sorbete, es opcional, dependiendo sobre todo de qué fruta hayáis elegido.

Para preparar smoothie tenéis que cortar la fruta y ponerla en la batidora, añadir leche y mezclarlo todo. En vez de la leche también se puede optar por yogur griego, algo que ayudará a quienes prefieren una textura un poco distinta. En el caso de optar por yogur, no es mala idea que éste sea del mismo sabor que la fruta que hayamos puesta, lo que aumentará los sabores. Además de esto, tened en cuenta que los smoothies no están limitados a la elección de una sola fruta, ya que es posible combinar varias de forma muy sana. Eso sí, haced pruebas con distintos sabores, porque hay algunos que encajan mejor unos con otros.

La receta de la abuela

Los postres fríos son parte de la diversión que esconde el verano para nosotros. La variedad de helados que podemos preparar en casa es notable. Si queremos algo muy simple y rápido podemos recurrir a la receta clásica de la abuela, que consistía simplemente en congelar distintas bebidas en las cubiteras y que luego disfrutásemos del hielo con sabor. Es el postre más económico y fácil de preparar. Podemos, por ejemplo, preparar cubitos de hielo de leche y canela, de refresco de cola o incluso de zumo de naranja. ¡Las posibilidades son enormes!

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz