Posparto: el riesgo de querer bajar rápidamente de peso

Posparto: el riesgo de querer bajar rápidamente de peso 1

Se considera al posparto el periodo que incluye las ocho semanas posteriores al nacimiento del bebé, un tiempo que merece ser respetado, en el que la flamante madre se readapta tanto a nivel psicológico como fisiológico.

Durante este período, muchas madres casi se obsesionan con perder peso y volver a su figura anterior, pero la verdad es que hay que tener cuidado y evitar maneras o métodos muy restrictivos.

Un estudio realizado en Reino Unido indicó que las madres demasiado preocupadas por bajar de peso después del parto “pueden tener comportamientos perjudiciales para sus niños“.

Estos expertos aseguraron que existe “una insinuación cultural de que el trabajo de una mujer que ha sido madre es presentarse como si nada hubiera ocurrido“. Pero el perder peso a gran velocidad puede también ser contraproducente para la salud de la madre y del pequeño.

En una encuesta realizada en 2010, entre más de 6.200 mujeres, el 60 por ciento de ellas admitió haber sentido una presión cultural debido a que las famosas pierden peso muy pronto después de dar a luz. Estos investigadores han recomendado entonces no tratar de adelgazar de forma acelerada tras el parto, sino de procurar hacerlo a lo largo de todo el primer año posterior al nacimiento del bebé, y de manera gradual y cuidada.

En el mismo sentido, Julio Basulto, autor de numerosas publicaciones científicas y divulgativas y docente en diversas instituciones, afirmó que “no conviene perder con rapidez los kilos ganados en el embarazo, porque ayudan a producir leche materna“. A los beneficios de la lactancia materna sobre el bebé, se le debe añadir que contribuye a adelgazar.

Las recomendaciones para mantener la buena salud y estado físico son: en caso de que el parto haya sido natural, estará bien comenzar con actividad moderada durante la cuarentena, que son las seis semanas posteriores al nacimiento. Durante este tiempo, el útero vuelve poco a poco a su tamaño y se elimina buena parte de los líquidos acumulados durante la gestación.

Esta actividad moderada consiste, sobre todo, en paseos y ejercicios para reforzar el suelo pélvico, lo que a su vez favorece una más pronta recuperación de las relaciones sexuales vaginales.

Ahora bien, si el alumbramiento ha sido por cesárea, los expertos sugieren esperar un poco más, unos dos meses, antes de pasar de las caminatas y ejercicios. En todo caso hay que ponerse objetivos realistas, es decir, no pretender resultados visibles inmediatos, sino tener en claro que la pérdida de peso y la recuperación de la tersura de la piel del abdomen pueden llevar meses. La dieta saludable y el ejercicio serán piezas clave.

Por supuesto hay que evitar las dietas muy hipocalóricas, las llamadas “dietas milagro”. Al contrario se tratará de seguir una dieta variada y equilibrada: se aconseja ingerir alimentos ricos en fibra, hierro, vitamina C y cinc.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz