¿Por qué me duele la espalda?

¿Por qué me duele la espalda? 1

Ya sea por la edad o por movimientos bruscos, los dolores de espalda tienen diversos orígenes, aunque algunas veces no tienen explicación alguna. Sin embargo, existen ciertos motivos que puede colaborar en los dolores de espalda. Aquí te presentamos algunos de ellos.

1- Contracturas musculares o lesiones de ligamentos

Muchas veces, los músculos o los ligamentos de la espalda no pueden soportar las tensiones y ciertas tareas. Los motivos pueden ser porque están débiles o fatigados.

En otras ocasiones, se producen lesiones en músculos en buen estado que realizan esfuerzos bruscos o excesivamente intensos como levantar objetos muy pesados. Estas lesiones se curan rápidamente haciendo reposo, con hielo y medicación.

2- Alteración de los discos intervertebrales

La edad disminuye la irrigación de los discos intervertebrales y el núcleo se hace más rígido y fibroso y no soporta como antes las tensiones a las que se le somete. A veces, el núcleo sobresale hacia atrás y comprime la médula espinal o uno de los nervios que salen de la médula espinal, provocando dolores de espalda y en otras zonas del cuerpo. Ésto ocurre, por ejemplo, con la ciática.

3- Alteración en las articulaciones que hay entre las vértebras

Las vértebras están separadas por los discos intervertebrales y éstos se degradan, alterando las articulaciones y favoreciendo la aparición del dolor de espalda. Una alteración de las articulaciones es la llamada espondilolistesis, es el deslizamiento de una vértebra sobre otra y puede comprimir la médula ósea o un nervio que sale de ella y provocar dolor.

4- La osteoporosis

Es una enfermedad que se caracteriza porque la masa de los huesos está muy disminuida y deteriorada. La osteoporosis puede deformar las vértebras y favorecer los dolores de espalda.

5- El embarazo

Casi la mitad de las mujeres embarazadas tienen dolor de espalda, probablemente, porque durante el embarazo se estiran los músculos abdominales y aumenta la tensión en los músculos de la espalda. Por otro lado, se producen cambios hormonales en la mujer que ablandan algunas estructuras, como los discos intervertebrales, que favorecen la aparición de la fatiga y del dolor de espalda.

6- Otros factores

Estos factores son la obesidad o el sobrepeso, los movimientos bruscos, el tabaquismo, las malas posturas en la vida diaria, el sedentarismo, la depresión, el estrés y la falta de calcio.

Vía: saludydeporte.consumer.es

Compartir en Google Plus

Acerca de Daniela Deicas

Comunicadora social, periodista, trabajadora en varios rubros, redactora por naturaleza... Siempre buscando más, de eso se trata.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz