¿Por qué masticar mal perjudica nuestra salud?

¿Por qué masticar mal perjudica nuestra salud? 1

Masticar mal puede traer grandes complicaciones para nuestra salud. Todas las personas mayores siempre aconsejan a sus hijos sobre la importancia de una buena masticación, pero son muy pocas las personas que verdaderamente lo hacen bien, y eso trae complicaciones que se desatan a largo plazo.

En este artículo vamos a conocer porqué masticar mal perjudica nuestra salud, además aprenderemos cuáles son los síntomas que genera una mala masticación.

¿Qué causa una mala masticación?

1- Cuando masticamos mal, entra mucho aire por nuestra boca y lo tragamos, logrando que se hinche nuestra panza y que se produzcan gases y eructos que podríamos evitar.

2- Cuando se produce una mala masticación, los alimentos mal triturados llegan a nuestro estómago. De esta forma, la digestión se hace mucho más lenta y menos efectiva. Por lo tanto, generamos digestiones pesadas, un intestino en mal estado, una absorción deficiente de nutrientes y una producción excesiva de gases.

3- Cuando masticamos mal, comemos más de lo que nuestro cuerpo necesita. Hay diferentes hormonas implicadas en el proceso de masticación y digestión, que son las encargadas de lograr que la sensación de saciedad aparezca, que generalmente se presenta luego de 20 minutos de haber consumido algún alimento. Al masticar mal, le enviamos una señal tardía de saciedad a nuestro cuerpo.

4- Cuando masticamos mal, disfrutamos menos de la comida. El proceso de la masticación es el encargado de llevar a las papilas gustativas cada sabor que interviene en cada comida, y si no masticamos bien, no tendremos mucha idea de lo que comemos. Te invitamos a que consumas algún alimento que estás acostumbrado a comer rápido, pero que lo hagas despacio, verás que tendrá otro sabor.

¿Qué puedo hacer para masticar mejor?

Si ya te has dado cuenta de que estás masticando muy mal y también has reaccionado sobre sus consecuencias, te aconsejaremos para que puedas hacerlo correctamente.

La fórmula más efectiva es dejar los cubiertos al lado del plato cada vez que tomas un bocado. La explicación de este consejo es la siguiente: cada vez que acercamos el cubierto a nuestra boca, inconscientemente enviamos un mensaje que exige tragar lo que hay en la boca para que entre lo que sigue.

Ahora, cuando vayas a comer, recuerda disfrutar cada bocado.

Vía: vida-sana

Compartir en Google Plus

Acerca de Daniela Deicas

Comunicadora social, periodista, trabajadora en varios rubros, redactora por naturaleza... Siempre buscando más, de eso se trata.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz