Pólipos nasales: información que debes conocer

Pólipos nasales en mujer

Una noche te vas a dormir tan tranquilo y al día siguiente tu nariz aparece inflamada. Indagando un poquito encuentras unos pequeños bultos de color blanquecino que tienen la apariencia de una espinilla, pero que con solo rozarlos producen dolor. Esto se debe a que no son simples granos que aparecen en la entrada de las fosas nasales o en su interior. Estos bultos son tumores benignos conocidos como pólipos nasales que se inflaman, no quedando más remedio que esperar a que se desinflamen. Aunque en algunas ocasiones la situación empeora, dado que los pólipos se hinchan tanto que obstaculizan por completo la respiración. Si ocurre esto, nos obligarán a respirar por la boca, porque no dejarán ni un milímetro de espacio para que entre aire por nuestra nariz. En ese momento hay que guardar calma e ir inmediatamente al doctor para que analice cuál es el mejor tratamiento a seguir.

No existe un origen claro de porqué aparecen estos tumores benignos capaces de bloquear las fosas nasales, lo que provoca que sea difícil actuar en consecuencia. Al menos, eso sí, existen tratamientos para las personas que sufren este problema de manera habitual. Entre ellos hay algunos invasivos que implican que a corto plazo los pólipos no se volverán a producir, pero también podemos confiar en métodos naturales que apoyarán la prevención.

Pólipos nasales, principales síntomas

Al hablar de cualquier enfermedad siempre es necesario conocerlo todo sobre ella. Y eso significa profundizar también en los síntomas. Los correspondientes a la poliposis nasal incluyen el bloqueo de los orificios nasales tal y como hemos mencionado. Esta enfermedad puede provocar malestar general, cefaleas intensas y sequedad en la boca. No obstante, uno de los síntomas más molestos de sufrir pólipos nasales es la sensación de presión en la nariz o que notemos que cae líquido sin parar y al limpiarnos no tener rastro alguno de flujo. Eso se debe a que normalmente junto con los pólipos aparece también la congestión, el picor nasal y los estornudos, síntomas similares a los de la alergia.

¿Cuáles son los tratamientos médicos?

Cuando los pólipos nasales están tan inflamados que dificultan por completo el paso de aire existen varios métodos para eliminarlos. Uno de ellos es mediante un espray de esteroides como el beclometasona. Estos aerosoles permiten que el pólipo se reduzca de forma rápida hasta su total eliminación. Si el pólipo nasal está tan inflamado que no permite la entrada de oxígeno, la única solución es tomar un corticosteroide o antibióticos para que se disminuya la hinchazón. ¿Y qué ocurre cuando los pólipos son frecuentes? Entonces no queda otra opción que someternos a una cirugía médica muy sencilla donde el médico debe extraer todos los pólipos que estén presentes en la nariz. Esta operación es tan simple que el mismo día del ingreso dan el alta, puesto que su único “riesgo” es que debe aplicarse anestesia general.

¿Y si queremos combatirlo con remedios naturales?

Cuando los pólipos en la nariz son pequeños se pueden combatir y prevenir de forma natural. Con agregar unas pequeñas rutinas en nuestro día a día o determinados alimentos podemos lograr que nuestro cuerpo combata de manera natural estos pequeños bultos. Si lo hacemos de manera correcta lograremos que estas masas reduzcan su tamaño hasta un punto en el cual ya no notaremos prácticamente ninguna molestia.

El primer remedio preventivo es hacer inhalaciones de vapor. Para ello tan solo necesitáis una olla con agua caliente y una toalla para tapar la zona y aspirar el vapor respirando hondo. A diferencia de lo que muchas personas creen, hacer inhalaciones poniendo hojas o esencia de menta en el agua no es bueno porque en vez de hidratar la zona lo único que lograremos es resecarla más por culpa de la menta. Si deseáis hacer inhalaciones de vapor y mezclar algo en el agua lo más aconsejable es verter una cucharada o dos de bicarbonato. Este polvo tiene la propiedad de ayudar al cuerpo a expulsar la mucosidad de manera natural a la vez que hidrata las fosas nasales.

Introduce alimentos de calidad

Una manera natural para hacer que nuestro cuerpo desinflame los pólipos nasales es consumir mucho ajo y cebolla, ya que tienen propiedades antibióticas y antiinflamatorias. Pero hay un problema: consumir de manera excesiva estos alimentos provoca mal aliento. Por ello tendréis que decidir si es peor  el remedio que la enfermedad o si el olor no os molesta. O siempre quedan opciones alternativas, como el rábano picante.

Esta hortaliza de fuerte olor y sabor intenso puede ser una gran aliada. Para hacer este remedio, además de rábano, también necesitamos miel, que tiene propiedades antibióticas para que nuestro cuerpo combata esta inflamación. A la hora de preparar esta mezcla tendremos que usar 200 gramos de ralladura de rábano picante y 400 gramos de miel. Lo metemos todo en un bote y lo mezclamos, guardándolo en la nevera o en un lugar fresco. Tras esto habrá que consumir una cucharada al despertar y otra antes de irse a dormir para ayudar en la lucha contra los pólipos nasales.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz