Piel sana, alimentos sorprendentes que te ayudarán

Ostras para la piel sana

En distintas ocasiones hemos hablado de los beneficios que tiene la comida para nuestro organismo. Somos lo que comemos (como seguro que habéis oído en 1000 ocasiones) y eso significa que si nos alimentamos bien estaremos más sanos que si lo hacemos en base a una dieta poco equilibrada. Para tener una piel sana, por ejemplo, es importante comer alimentos sanos y beneficiosos, sin dejar que la pereza nos lleve a caer en prácticas que acaben pasando factura a nuestro aspecto. Hoy hablaremos de algunos de estos alimentos, sobre todo de los no tan comunes, para que podáis introducirlos en vuestra dieta y así beneficiar a vuestra piel.

Piel sana, las ostras

Las ostras no son algo que comamos de forma habitual ni frecuente. En pequeña cantidad tampoco es que sean un lujo y no es necesario que nos empachemos de ellas como cuando queremos aumentar la testosterona (un factor ampliamente conocido). Lo que recomiendan los expertos para darle un impulso a la piel es que comamos dos ostras a lo largo del día, porque con esa cantidad ya estaremos ingiriendo la cantidad mínima de zinc e incluso un poco más de ello, para que estemos sobrados de este componente. ¿Para qué queremos el zinc si hablamos de la piel? El motivo se encuentra en la gran capacidad que tiene en la lucha contra el envejecimiento. También es bueno si sufrimos problemas de acné y nos queremos enfrentar a ellos de una forma instantánea y rápida. Con la ingesta de dos ostras al día lo que estaremos haciendo será aportar elastina y reforzar las defensas del colágeno de manera que produzca un efecto más adecuado en el aspecto. Dicho de otra forma: nos veremos más jóvenes y retrasaremos los efectos del envejecimiento. Así que os toca comenzar a comer ostras.

Lentejas

Si las quieres bien y sino… te las comes también. Si volvieras a tu adolescencia y supieras que las lentejas son tan buenas para la piel saludable seguro que te planteabas dos veces lo de dejarlas en el plato. Esta comida es una de esas que siempre ha tenido detractores entre todo tipo de personas y que a medida que van pasando los años nos va gustando más. Quizá es porque ya no nos las ponen sobre la mesa una vez a la semana y las terminas echando de menos. En cualquier caso, las lentejas son muy positivas. ¿Por qué? Por la gran cantidad de dos elementos. Por un lado biotina y por otro vitamina B. La combinación de esto beneficiará una importante serie de ventajas para la piel y el resto del cuerpo. Por ejemplo, ayudarán a que nuestro pelo crezca de forma más sana.

También tendremos el añadido de que los nutrientes que incluyen las lentejas (ya sabéis que la cantidad de fibra incluida en ellas es descomunal) se ocupará de que los niveles de azúcar en sangre se mantengan regulados. Y eso será bueno para la piel dado que evitará marcas en la cara, acné y problemas similares. ¿Pero cuántas lentejas comer? No es necesario meterse entre pecho y espalda grandes platos de lentejas. Os las recomendamos introducir en ensaladas y en sopas con pequeñas cantidades.

Comer col rizada

Col rizada

La col rizada es otra de esas cosas que no compramos de forma habitual. Si entramos al supermercado no vamos pensando en meternos en la cesta de la compra un poco de col rizada. Ahora deberíamos comenzar a usarla por sus claros beneficios. La col rizada es fuente enorme de vitamina K y con ella lo que hacemos es disfrutar de una mejora en la coagulación de la sangre, beneficiando a que las heridas se nos curen antes y dejen menos cicatriz. Y a todos nos gusta que cuando nos hagamos una herida apenas quede marca de ello. Con la vitamina K también evitaremos las arrugas y ayudaremos a que el envejecimiento no se extienda de forma tan implacable por nuestro rostro.

Fresas

Lujosas y elegantes las fresas son una de las frutas más apetecibles, una de esas que nos atrae por la vista y a la cual difícilmente nos resistimos. Esta fruta tiene mucha más vitamina C que las naranjas y eso que de forma común se consideran las naranjas una gran fuente de esta vitamina. Con el incremento de esta vitamina lo que haremos será fomentar la producción de colágeno, lo que significará que nuestra piel estará mucho más suave y tersa. Si necesitáis alguna idea nosotros os recomendamos que en el desayuno os comáis un buen plato de fresas (ocho como máximo) y que las combinéis con un poco de yogur griego. Ya veréis qué deliciosa combinación y lo efectiva que será para vuestra piel.

Por último dos recomendaciones finales: el salmón y las semillas de girasol. Si las aprovecháis de forma conveniente en vuestra dieta lograréis una mejora importante para llegar a tenerla piel sana que siempre habéis deseado tener. Con unos pocos cambios de hábitos pareceréis más jóvenes y retrasaréis los efectos del envejecimiento sin tener que recurrir a otros métodos.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz