Una piel perfecta: consejos para conseguirla

Piel perfecta de mujer

Son bastantes las mujeres y hombres que buscan por igual tener una piel sin imperfecciones, pero hay veces que olvidan que hay más zonas en el cuerpo aparte del rostro. Y hay que admitir que es un tanto antiestético tener un rostro radiante, pero que las manos se vean agrietadas y resecas. Es mucho más favorable tratar todas las partes del cuerpo con el mismo cuidado a fin de lucir perfectos en todos los sentidos. Es algo de lo que queremos hablar y para lo cual os hemos preparado algunos consejos. Si queréis tener una piel perfecta, habéis llegado al sitio adecuado.

El tono ideal para la piel perfecta

En Occidente tener un cuerpo bronceado es sinónimo de salud y belleza. Este canon es completamente distinto en países asiáticos como por ejemplo Corea del Sur, donde una piel blanca y radiante es la envidia de todos los hombres y mujeres que se preocupan por su aspecto. Para tener ambos tonos de piel se necesita tener una serie de cuidados a la hora de conseguir un aspecto sano. En caso de querer tener un tono de piel más oscuro del natural es importante utilizar productos que protejan la piel de los nocivos rayos ultravioleta.

Así que si buscas broncearte al sol en la piscina, playa o en la terraza de casa, no olvides el protector solar. Es recomendable que cada dos horas apliquemos un poco de este bloqueador solar para evitar que la piel adquiera un tono rojizo debido a que en vez de broncearse se haya quemado. Tenemos que evitar las horas en las que el sol está más alto, porque es entonces cuando hay más nivel de rayos ultravioletas, siendo estos los causantes de cáncer de piel.

Eso no quiere decir que si un día tomamos el sol a esas horas podamos padecer la enfermedad, pero de manera continuada puede ser un detonante para que ocurra. Tras una sesión de bronceado es vital utilizar un buen aftersun con efectos hidratantes con el objetivo de que la piel se nutra e hidrate, teniendo un aspecto saludable y bronceado.

Si por lo contrario lo que más te gusta es tener la piel blanca solo tendrás que evitar el sol. Puede resultar muy peliagudo evitar los rayos solares mientras paseamos, por lo que hay que ser cuidadosos. Es recomendable que lleves siempre contigo protector solar con un factor elevado. Cada dos o tres horas aplica la loción en las partes del cuerpo que están expuestas al sol y ya verás cómo resultará difícil que la piel se queme o se oscurezca. Eso te ayudará a lucir la piel ideal y sentirte muy orgulloso del trabajo que has realizado para cuidarla.

En el caso de que ya estés bronceado y quieras volver a tu tono de piel natural, tendrás que esperar y ayudar al cuerpo exfoliando la piel una vez a la semana. Para hacer este tratamiento solo necesitamos un jabón especializado y una manopla o guante exfoliante. Aplicar este tratamiento puede ser molesto por las partículas del jabón, pero con un poco de crema hidratante la piel se recuperará y en un par de meses será fácil ver que el tono bronceado ha ido desapareciendo poco a poco.

piel perfecta bronceada

Hidrata todo el cuerpo

Esta rutina se puede llevar a cabo tras la ducha. No importa si es con una crema reafirmante o anticelulítica, solo es necesario que sea con una crema hidratante. La aplicación de esta loción ayuda a que la piel reciba una dosis extra de hidratación y a que esté tan suave que será la envidia de los demás. Además, desprenderás un buen aroma a cada paso que des. Pero si lo tuyo no son cremas o no has encontrado la ideal para tus necesidades, también puedes utilizar cualquier aceite infantil. Los productos pensados para los más pequeños siempre son ricos en nutrientes y agentes hidratantes para que la piel esté nutrida, tenga un aspecto terso y a la vez cuente con un bonito toque brillante.

Vigila tus manos y pies

Las extremidades son, por lo general, la parte más reseca del cuerpo. Eso se debe a que las usamos y siempre están expuestas al sol o a agentes bacteriológicos. La limpieza extrema de manos puede causar grietas en la piel que se suelen traducir en heridas sangrantes, al igual que las rozaduras de los zapatos pueden causar ampollas en los pies. Por eso es interesante mostrar un especial interés en estas dos partes del cuerpo.

Hay tantas cremas como necesidades de la piel, por lo que puedes buscar la más adecuada en tu caso. Como en el ejemplo anterior, lo importante es que la crema presente agentes hidratantes y que sea de rápida absorción. Para las manos no hay más misterio que echarse una pequeña nuez de crema en la mano y esparcir hasta su completa absorción en cualquier momento del día. En caso de los pies hay que aplicar la crema por las noches y dormir con unos calcetines de algodón. Eso hace que sea más fácil para los pies absorber la crema y que se nutra de las propiedades de la loción aplicada para tener la piel perfecta.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz