Piedras en el riñón: eliminación con la montaña rusa

Piedras en el riñón, posible solución

Las piedras en el riñón son un problema de salud que afecta a gran parte de la sociedad, tanto a hombres como a mujeres. Estas masas sólidas son responsables de producirnos muchos dolores y de hacernos pasar por muy malos momentos. Por eso siempre nos va bien estar al tanto de las últimas novedades médicas que permitan superar la presencia de estas piedras de la manera más delicada posible. Y la buena noticia es que acaba de darse a conocer un nuevo método que parece que funciona de forma simplificada para que podamos expulsar las piedras de una manera que resulta incluso divertida.

Piedras en el riñón, ¿solución revolucionaria?

Los cálculos renales nos han dado problemas y dolores a todos en algún momento de la vida y si todavía no los hemos sufrido lo más probable es que nos hagan daño en el futuro. Cuando las sales minerales que hay en la orina se cristalizan pasamos a sufrir un atasco en el riñón y ahí vienen esos dolores interminables hasta que las expulsamos. Depende del tamaño que tenga cada piedra que suframos más o menos dolor, pero hay ocasiones en las que el dolor puede ser excesivo e insoportable. También dependerá del tamaño que tenga la piedra que podamos expulsarla directamente de forma natural o que recurramos a cirugía como solución inevitable. La nueva solución es novedosa y llega tras un estudio realizado en la Universidad Estatal de Michigan en Estados Unidos.

La solución que proponen los norteamericanos se encuentra relacionada con una acción que nosotros podemos vincular con el miedo o con la diversión. Hablamos de las montañas rusas. Los resultados del estudio llegan a la conclusión de que montarnos en una montaña rusa se puede convertir en una terapia de choque excelente para combatir la presencia de las piedras en nuestro organismo. Eso sí, la práctica recomendada nos habla de montañas rusas que tengan una intensidad de un nivel medio, que no sean ni demasiado fuertes o rápidas ni demasiado suaves.

¿Pero esto es real?

Suena un poco a broma. ¿De verdad vamos a eliminar las piedras alojadas en el riñón de una manera tan simple? Pues parece que sí, ni más ni menos. No es que sea una solución determinante al 100%. Quizá nos montemos en tres montañas rusas y que vayan a desaparecer las piedras de manera automática. Esta no es una solución milagrosa que haga que aumenten las tasas de visita a las montañas rusas por parte de enfermos. Pero sí puede ocurrir que las piedras desaparezcan de una forma espontánea. Es decir, estamos montados, nos movemos y pasamos a toda velocidad por la atracción hasta que cuando salimos de ella notamos que algo ha cambiado y que podemos orinar mejor. La piedra se habrá disuelto y seremos un poco más felices.

Piedras en el riñón con montaña rusa

Funciona, porque el estudio lo ha confirmado, así que no podemos evitar reconocer que nos hemos ilusionado con la propuesta. Los responsables del estudio comentan que las pruebas que han llevado a cabo determinan que con algún viaje en montaña rusa podremos evitar que los cálculos aumenten de tamaño y que se terminen convirtiendo en un problema a largo plazo que derive en cirugía.

¿Qué montaña rusa sirve?

Las pruebas que se han realizado se han llevado a cabo en la Big Thunder Mountain Railroad de Disney World, en Orlando, Estados Unidos. Se trata de una de las montañas rusas más emblemáticas del país y una auténtica autoridad por la que han pasado millones de personas, así que parecía lógico que se eligiera. Se probó la teoría con varias personas y una de ellas atestiguó que había quedado totalmente liberado de las piedras en el riñón, aunque requirió de tres viajes seguidos en la atracción.

El estudio también implicó una prueba técnica que se realizó con un molde impreso en 3D que representaba un riñón con piedras. Se llenó de orina con varios cálculos y se le dieron varias vueltas en la montaña rusa para ver qué ocurría. Esto confirmó que de forma indudable las piedras fueron disolviéndose a medida que el riñón estaba más tiempo dando vueltas en la montaña rusa. En total se hicieron 20 viajes bajo permiso explícito de las autoridades del parque. Al finalizar se comprobó que los asientos de la parte frontal son mucho más efectivos. En la parte frontal la tasa de éxito fue del 63,89%, pero en la parte trasera se estableció en solo un 16,67%.

Este método ya se ha convertido en uno de los grandes avances de la medicina osteopática, que abraza la capacidad que tenemos todos en nuestro organismo para que se recupere de cualquier dolencia. Con este método de la montaña rusa se fomenta que sea el cuerpo, en contacto con una situación agresiva, el responsable de eliminar las piedras y recuperar un estado normal en el que no produzca ningún dolor al individuo. Y no hace falta que vayamos a la Big Thunder Mountain Railroad de Disney, porque cualquier montaña rusa de velocidad moderada nos permitirá eliminar las piedras en el riñón.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz