Los perjuicios del sol

Los perjuicios del sol 1

Si bien el sol, en su justa medida, y tomado con precaución, es salud, también puede acarrear problemas, y graves. No es cuestión de temerle ni de evitarle, pero sí exponerse a él con medida y con protección contra los rayos solares nocivos adecuada.

Quemaduras

Las consecuencias más obvias e inmediatas del sol son las quemaduras que, en grados más leves, provocan enrojecimiento de la piel, o en más graves, estados febriles o ampollas.

Insolación

Relacionado con lo anterior, la exposición prolongada al sol puede provocar insolación, también llamada icto solar o infarto de calor.

Se caracteriza por náuseas y vómitos, dolor de cabeza, sopor y calor en la piel. En casos extremos puede llevar a convulsiones y a otras complicaciones graves.

El golpe de calor, por su parte, no tiene por qué darse exclusivamente en una situación de exposición, directa o indirecta, a los rayos solares. Se puede producir también por la combinación de altas temperaturas con alta humedad y poca ventilación.

Cáncer de piel

Aunque se suele decir “cáncer de piel”, no es uno solo, y existen varias clases, entre las que destacan los melanomas y los carcinomas cutáneos.

Según explica la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), en ambos tipos el principal factor de riesgo implicado en su aparición son las radiaciones ultravioleta solares, sobre todo las de tipo B (UVB) y las de tipo A (UVA).

En la piel, estas radiaciones pueden ocasionar mutaciones en el material genético (ADN) de las células que componen la epidermis (capa más superficial de la piel) e impedir su reparación, con lo que se inicia así el proceso de la carcinogénesis o formación de un cáncer.

Melanoma

El melanoma es el tipo de cáncer cutáneo menos frecuente (cerca del 5 por ciento de los tumores de piel), aunque en los últimos años está aumentando de manera significativa. Las células que se dañan son los melanocitos o células productoras de melanina (pigmento que da color a la piel).

Las radiaciones solares alteran su ADN y comienzan a dividirse y crecer sin control, con lo que invaden los tejidos sanos de alrededor y otros órganos a distancia. Los efectos dañinos de la radiación UV dependen no solo de la dosis recibida, sino también de la distinta sensibilidad o tolerancia de cada individuo.

Esta sensibilidad se ve afectada en gran medida por la cantidad de melanina en la piel. La melanina es el principal factor de protección natural del ser humano frente a la radiación UV, gracias a que absorbe esta radiación e impide su penetración hacia las capas profundas de la piel.

A mayor cantidad de este pigmento, mayor será la resistencia, y mayor la cantidad de radiación UV necesaria para provocar efectos dañinos.

En consecuencia, los melanomas se desarrollan sobre todo en personas de piel y ojos claros con dificultad para broncearse.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz