Parto en el agua, una alternativa más natural

El parto tradicional de hoy en día, es decir, el que se hace con la madre recostada sobre una camilla, en posición horizontal, ha comenzado ha popularizarse a partir del siglo pasado. Esta alternativa de dar a luz facilita, en especial, el trabajo del médicoy no tanto el de la madre, por el contrario, puede llegar a no ser la postura más adecuada para la mujer, ya que va en contra de la fuerza de gravedad.

Una alternativa de parto que se está extendiendo cada vez más, es la del acuático: el pionero en esta modalidad fue un obstetra ruso, llamado Igor Tcharkovsky, quien también era profesor de natación. Este hombre tuvo una bebé prematura, de sólo seis  meses de gestación, a la cual le daban pocas posibilidades de sobrevivir.

Ante esta situación, Tcharkovsky pensó que, para recrear el ambiente envolvente y cálido del útero materno, podría bañar a la pequeña. Lo cierto es que tras éstas prácticas su hija sobrevivió. Después de esta primera experiencia, el especialista se dedicó a estudiar con mayor profundidad la relación entre el parto y el agua.

En cuanto a la técnica actual, el primer paso consiste en que, una vez la mujer comienza a tener contracciones de forma frecuente, se la introduce en una bañera piscina especial con agua filtrada o potable que está climatizada a unos 37 grados centígrados.

Una vez la madre es acomodada aquí, logra una sensación de comodidad y mayor deshinibición en sus movimientos y respiración para recibir a su bebé. El agua caliente además de ayudar en la diltación también reduce en gran medida la sensación de dolor propia de las contracciones y del parto.

De acuerdo a los datos de una de las pocas clínicas del país que practican este tipo de partos, el agua caliente también reduce la producción de adrenalina, la hormona que endurece el cuello del útero y retrasa la dilatación. Asimismo, e importante también, es que contrarresta la fuerza de gravedad y relaja los músculos y la región del útero y el ano ( de aquí, que también se reduce el riesgo de sufrir desgarros).

Pero además de estos beneficios para la mujer, un alumbramiento en el agua también puede reportar beneficios para el bebé: de este modo, el recién nacido no sufre tanto el cambio de ambiente y es una experiencia mucho menos traumática para él.

Más allá de estas ventajas, conviene aclarar que en la actualidad en España sólo hay dos clínicas privadas en donde se puede tener este tipo de parto, una de ellas en Alicante, la Clínica Acuario, y la otra en La Coruña, la de Caridad en El Ferrol.

Vía Zitre

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz