Para una piel más colorida y saludable: más frutas y verduras frescas

Cuántas veces decimos de alguien que tiene buen o mal color, y que por lo tanto está bien o mal alimentado, o que incluso goza de buena o mal salud: pues un reciente estudio publicado en la revista PLoS ONE concluyó que la cantidad de fruta fresca ingerida sí puede influir en nuestro color de piel y hacer que luzca más amarillenta o más sonrosada.

Los responsables de esto son los carotenos, presentes en frutas y verduras, en especial, de color anaranjado o rojizo. Se trata de pigmentos orgánicos que otorgan el naranja típico a las zanahorias o el rojizo a los tomates y pimientos rojos, y que además tienen un muy buen poder antioxidante sobre nuestro cuerpo y organismo.

Como bien argumentaron los autores del trabajo realizado por un grupo de expertos de la Universidad St,. Andrews, de Escocia, “la piel está continuamente expuesta a oxidantes ambientales como la radiación ultravioleta, el tabaco y el ozono“, factores que aceleran el proceso del envejecimiento celular y la aparición de algunas enfermedades.

Los carotenos, precisamente, contrarrestan estos efectos nocivos al reducir la oxidación de las células. El estudio en cuestión recogió y analizó los datos disponibles sobre la dieta y la evolución del color de la dermis de unas 35 personas, durante unas seis semanas. Durante este tiempo, los investigadores observaron “que la ingesta adecuada de estos alimentos otorgaba un color más saludable“.

Además, tras investigar cómo se percibía este cambio de tono, los autores se dieron cuenta de que no sólo se valoraba como un aspecto “más saludable“, sino que también se relacionaba con “mayor atractivo físico“.

Si bien el consumo medio diario puede variar, lo que se recomienda es consumir unos 500 microgramos de carotenos al día, lo que equivale a dos piezas de fruta o verdura diarias.

Sin embargo, una dosis mayor de este pigmento puede torna lar piel más amarillenta, como bien se aclaró: “Los betacarotenos son precursores de la vitamina A. En situaciones normales (cuando no hay otros problemas de salud), si se ingiere más cantidad de la necesaria, la vitamina A se deposita en la piel y esto es lo que le da un color amarillento“, señaló Clotilde Vázquez, jefa de la Unidad de Nutrición y Dietética del Hospital Universitario Ramón y Cajal, quien añadió que esto no tiene efecto alguno sobre la salud.

Su defecto, no obstante, aunque no influye en el color de la piel (no la pigmenta), sí tiene algunas consecuencias: “Como los betacarotenos son potentísimos antioxidantes, su defecto puede causar aceleración del envejecimiento celular. Puede dar síntomas como sequedad de los epitelios y pequeñas úlceras en las comisuras de los labios“, indicó Vázquez.

Vía Elmundo.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz