Para prevenir várices, presta atención también a la dieta

Los problemas circulatorios y, en específico, las várices, son una de las cuestiones que aqueja a muchas mujeres: por lo general, se da mayormente por cuestiones hereditarias, aunque también hay otros factores que influyen.

“Entre las mujeres más propensas a padecer várices efectivamente se encuentran aquellas que tienen antecedentes familiares“, explicó al respecto Marcela Ciaño, jefa del servicio de Nutrición de la Clínica y Maternidad Suizo Argentina (CYMSA) de Buenos Aires. “No obstante, no se puede desconocer que los cambios hormonales producidos por ejemplo por el embarazo o la menopausia, influyen también”, apuntó.

Pero aún más, la especialista señaló a la alimentación como otro “factor importantísimo“: “Una dieta rica en sodio (sal) y grasas saturadas, así como también la ingesta insuficiente de líquido y la tendencia al sobrepeso y la obesidad, son todos factores que contribuyen al desarrollo del patologías en las extremidades inferiores“, agregó la especialista.

Por ello, Ciaño ha aconsejado tratar los problemas de peso, en caso de que los hubiere, y llevar adelante una dieta equilibrada en la que se eviten los alimentos picantes, los que contienen demasiado sodio, el café, el alcohol, etc.

En cuanto al exceso de sodio, la experta hizo especial hincapié: sucede que todas las afecciones relativas a las piernas están directamente vinculadas con la mala circulación, y “dentro de esa área juega un rol muy especial la dieta“.

De aquí que si “cuidamos lo que comemos, podremos contribuir a prevenir las várices o arañitas, pero además a atenuar los síntomas (aunque no hacer que desaparezcan) que estas patologías provocan una vez que ya están instaladas”. En este sentido, es recomendable, en primer lugar, beber la cantidad necesaria de líquido (unos ocho vasos de agua por día), evitar las grasas saturadas y los alimentos ricos en colesterol.

La especialista agregó que elegir, por el contrario, alimentos ricos en ácidos grasos polinsaturados como es el aceite de oliva o de canola, y pescados como lenguado o salmón“, añadirán puntos a favor.

Así también, los productos ricos en fibras, “ya que los alimentos elaborados en base a esta sustancia ayudan a prevenir la constipación; y finalmente es fundamental la ingesta de alimentos antioxidantes (frutas y verduras) pues éstos poseen acción desinflamatoria”, concluyó Ciaño. 

Vía Yahoo

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz