Para la salud de tu corazón: sé optimista

corazón optimismo


Si eres hombre, y estás pasando por problemas en el corazón, lo mejor que podrías hacer para mejorar y evitar estados peores en el futuro es ser optimista. Así de sencilla es la recomendación que da un grupo de investigadores que publicaron recientemente su trabajo en la revista “Annals of Family Medicine”.

El estudio en cuestión tuvo su comienzo entre el año 1990 y 1992, momento en que se efectuó una serie de cuestionarios a más de 2.800 adultos, con edades comprendidas entre los 35 y 75, sanos, sin problemas cardiovasculares.

En este cuestionario se les preguntaba, en específico, sobre la valoración personal de su riesgo cardiovascular: debían elegir entre “alto”, “medio” y “bajo”, o “no lo sé”.

Asimismo, se les tomó muestras de sangre para analizar factores de riesgo, como puede ser un nivel alto de colesterol malo en sangre.

El próximo paso consistió, en diciembre de 2005, en constatar cuantos de esos participantes habían fallecido y cuáles eran las causas de estos decesos: 81 habían perecido por enfermedad coronaria, mientras que otros 17 habían sufrido un infarto cerebral letal.

De aquí se pudo identificar que entre aquéllos que habían calificado su riesgo cardiovascular como “bajo” se había presentado una incidencia de mortalidad cardiovascular hasta tres veces menor en comparación con el resto de los encuestados.

Sin embargo, esta misma asociación no se presentó entre las mujeres. Y, aunque los investigadores barajan varias hipótesis, no han podido determinar el porqué de esta diferenciación.

En su trabajo, los autores destacan especialmente que el 45% de los hombres que se ‘autodenominaron’ como ‘personas con bajo riesgo cardiovascular’ presentaban realmente unas probabilidades ‘altas’ o ‘muy altas’ de sufrir un problema de corazón, siguiendo escalas de clasificación objetivas que se emplean habitualmente en la práctica clínica.

“Está claro que pensar en positivo sobre la salud resulta beneficioso para los hombres. Pero, dado que en muchos casos sus percepciones son erróneas, no está claro si lo mejor es desengañar a la gente para conseguir que cambien sus comportamientos [y adopten hábitos saludables]”, explicó Robert Gramling, investigador del centro médico de la Universidad de Rochester (EEUU) y principal autor del trabajo.

Según este investigador, los pensamientos optimistas sobre el riesgo cardiovascular propio podrían actuar como efecto protector frente al miedo y al estrés psicológico que muchas personas sufren al pensar en los problemas cardiovasculares y que, a medio plazo, pueden incrementar sus posibilidades de sufrir, realmente, un problema de esta índole.

“Tal vez lo que se debería hacer en la consulta es inculcar a los pacientes la idea de que pueden prevenir los infartos en vez de aumentar su miedo a las posibles consecuencias de sus malos hábitos”, concluyó Gramling, que aboga por mayores investigaciones sobre este respecto.

Vía Elmundo.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz