Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
La cavitación, ¿qué es?

La cavitación, ¿qué es?

Foto de La cavitación, ¿qué es?

Es muy posible que hayas oído hablar de la cavitación, pero ¿qué es? Se trata de una de las más novedosas técnicas disponibles para tratar las adiposidades localizadas y, en específico, la celulitis.

Se trata de un procedimiento que genera una corriente controlada de micro – burbujas de vacío en el interior de un material fisiológico, fluido o líquido, con el objeto de implosionar dichas burbujas. El resultado: se logran romper las estructuras de los depósitos de grasa localizada, que son los más resistentes y difíciles de disolver, sea con dieta y/o con ejercicio.

La cavitación ofrece una nueva posibilidad para modelar el cuerpo y mejorar la silueta, ya que además de disolver las células grasas también reafirma el músculo. La diferencia se puede notar, en la mayoría de los casos, incluso en la primera sesión.

Con la implosión de las burbujas se destruye la célula adiposa, y se la transforma en una sustancia líquida (conocida como diglicérido) que luego puede ser eliminada por el sistema linfático y las vías urinarias.

Por ello, cuando uno concurre a una sesión de cavitación entre los consejos básicos se incluye la ingesta abundante de agua, para ayudar en la eliminación de estos desechos: al menos un litro de líquido antes y después del tratamiento (es decir, un total de dos litros). También se aconseja una dieta hipocalórica y rica en frutas y verduras.

Existen varios tipos de cavitación, los más utilizados hoy en día son la cavitación simple, la doble cavitación y la ultracavitación, que iremos especificando en otros posts.

Finalmente, vale destacar que las sesiones de esta técnica novedosa no se prolongan por más de 35 minutos y suelen aplicarse en las regiones más afectadas por las grasas localizadas: glúteos, piernas, cintura y abdomen. En cada sección se da una reducción de hasta 2 centímetros del diámetro del músculo tratado.

 

Anímate y déjanos tu comentario