Otro motivo para no fumar: multiplica por cuatro el riesgo de sufrir artritis reumatoide

tabacoYa hemos comentado en Vitadelia una multitud de daños provocados por el cigarrillo

sobre la salud (de hecho, no me explico como la gente sigue fumando, pero bueno, sólo es una apreciación personal), pues bien aquí sumamos uno más -y, hasta el momento, poco conocido-: el tabaco constituye también un factor de riesgo para padecer artritis reumatoide, de acuerdo a un estudio español presentado en el Congreso EULAR (Liga Europea contra las Enfermedades Reumáticas).

Y aún más, no sólo es factor de riesgo sino que incluso se lo niveló al factor genético más conocido hasta la fecha: el HLA. “El tabaco es un factor de riesgo para padecer, sobre todo, el subtipo de artritis reumatoide más frecuente y, además, la más grave“, explicó Alejandro Balsa, uno de los autores del trabajo y jefe de Reumatología del Hospital La Paz (Madrid).

De esta enfermedad se sabe que tiene un componente genético y uno ambiental: ahora se ha podido comprobar que el tabaco es el principal factor de riesgo ambiental que predispone a sufrir artritis reumatoide.

Así, el doctor Balsa indicó que “un hijo de un paciente con artritis reumatoide que fume tiene un riesgo casi 10 veces mayor que la población general de padecer el trastorno mientras que si no tiene antecedentes en la familia esta cifra será de cuatro veces más“.

El estudio en cuestión contó con la participación de 566 pacientes (290 con artritis reumatoide y 276 sin la enfermedad) de unos 50 años de edad, en promedio, y de los cuales un 68 por ciento eran mujeres.

Recordemos precisamente que la incidencia de este problema es mayor en el caso de las mujeres: de una proporción de 3 a 1 y que, aunque puede afectar en cualquier edad, se da más entre los 30 a  50 años.

La artritis reumatoide es una enfermedad crónica, altamente incapacitante (incluso se considera la más incapacitante de las reumáticas) y que causa la inflamación de las articulaciones y tejidos circundantes. Además, en ocasiones este cuadro se sigue que un comportamiento extraarticular que daña los órganos y sistemas, como puede ser el pulmón, el riñón o incluso el corazón.

Entre los síntomas más destacados se puede mencionar al dolor, rigidez, hinchazón y pérdida de la movilidad en las articulaciones. Por lo general, las zonas más afectadas son las manos y pies, muñecas, hombros, codos, caderas y rodillas.

Si esta inflamación no se trata a tiempo y como corresponde, puede llevar a un daño y deformidad progresiva en ésas regiones, lo cual además provoca que el paciente termine incapacitado para realizar sus actividades cotidianas.

En España, solamente, se sabe que cerca de unas 200.000 personas la padecen, y unos 20.000 nuevos casos se diagnostican cada año.

Vía Elmundo.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz