Otro motivo para hacer ejercicio: menos dolores crónicos

actividad-fisica

Si bien ya se ha dicho que el ejercicio regular es beneficioso por una gran cantidad de causas, entre las que se incluye, la primera y principal, un mejor estado físico, un nuevo estudio realizado en Noruega demostró que la actividad física también  reduce los dolores musculoesqueléticos crónicos, hasta durante más de una década después.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Noruega, en Trondheim, analizó la vinculación entre la inactividad física y el surgimiento de molestias crónicas, tanto musculares como esqueléticas.

Los investigadores analizaron los resultados de otros dos estudios de salud pública que incluían a más de 39.500 participantes que, entre los años 1984 y 1986,  habían respondido preguntas sobre sus hábitos de actividad física, y unos años después, entre 1995 y 1997, sobre sus dolores crónicos.

Dentro de la categoría de estos dolores se subdividieron en dos: problemas musculoesqueléticos crónicos, es decir, molestias por tres meses o más durante el año previo a las encuentas, y el segundo, molestias crónicas generalizadas como dolor en el tronco, en la parte alta o baja de la cintura, durante quince días o más en el mes inmediatamente anterior.

El 51 por ciento de los participantes mencionó haber experimentado molestias musculoesqueléticas crónicas generalizadas.

Así se halló también que aquellos participantes que al comenzar el estudio realizaban actividad física regular, unas 3 veces por semana, eran hasta un 28  por ciento menos propensos a sentir molestias musculoesquéleticas crónicas generalizadas, en comparación con las personas de hábitos sedentarios.

“En el estudio, el nivel de actividad física de los participantes surge sólo del ejercicio durante el tiempo de ocio”, explicó el equipo, que destacó que “el impacto de la carga de trabajo físico también podrían haber influido en los resultados”.

Estos hallazgos, opinaron los autores, permitirían comprender los procesos que generan las molestias musculoesqueléticas. “Los próximos estudios deberían tratar de explicar si las molestias musculoesqueléticas son la causa o la consecuencia de la inactividad”, concluyó el equipo.

Vía Buenasalud.com

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz