Otro motivo para cuidar la ingesta de vitamina D: por el corazón

Más evidencia alienta a prestar atención a una adecuada ingesta de vitamina D: reduciría el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular. Un nuevo trabajo realizado por científicos norteamericanos y publicado en el Journal of the American College of Cardiology, asoció la carencia de este nutriente con trastornos cardiovasculares como insuficiencia cardíaca, accidente cerebrovascular o incluso infartos.

Aunque esta vinculación aún requiere mayor investigación, el doctor John H. Lee del Instituto del Corazón y de la Universidad de Missouri (Kansas), participante de este trabajo, manifestó que “el uso de suplementos de vitamina D es algo simple, seguro y económico”, por lo que alentó a la población a no desestimarlo.

Si bien ya es conocida, desde hace años, la relación entre lo niveles de este nutriente y, por ejemplo, la fortaleza de los huesos, estos nuevos hallazgos irían más allá: ampliarían esta relación hacia otras funciones del organismo.

Así los investigadores hallaron en este estudio que demandó cinco años que aquellas personas que tenían bajos niveles de vitamina D eran más propensas a sufrir un ACV, un infarto, insuficiencia cardíaca o la interrupción del flujo sanguíneo en el corazón. Asimismo, se observó que estos riesgos eran aún más elevados en casos de pacientes hipertensos.

Lo que sucede, según creen los expertos, es que aquellos pacientes con niveles bajos crónicos de vitamina D segregan demasiada hormona paratiroidea y esa condición, llamada hipoparatiroidismo, está asociada también con mayor riesgo de problemas cardiovasculares.

Recordemos que la vitamina D se puede incorporar a través de la alimentación (alimentos fortificados, como la leche y jugos, aceites de pescado, y también vía suplementos vitamínicos), y que la piel expuesta a los rayos solares sintetiza este nutriente esencial.

Actualmente, en los Estados Unidos se recomienda consumir, a las personas menores de 50 años, 200 unidades internacionales (UI) de vitamina D por día; 400 UI, a la población de entre 50 y 70, y unos 600 UI para los mayores de 70 años, especificó el equipo. Aunque hay evidencia que estos niveles deberían ser aún mayores, punto sobre el cual aún hay discusión en la comunidad científica.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz