Otro estudio relaciona el consumo de chocolate negro con protección cardiaca a largo plazo (en pacientes de alto riesgo)

Un reciente estudio científico ha sugerido que el consumo de chocolate negro (amargo, sin leche) de manera regular, durante una década, podría reducir el riesgo de un ataque cardíaco, así como las apoplejías, en pacientes de alto riesgo.

Aunque no será cuestión de comerse todo el chocolate que esté a nuestro alcance, esta noticia sí podría servir para, al menos, dejar de sentir cierta culpa al consumir chocolate. En concreto, un equipo de investigadores de Australia analizó los efectos del consumo diario de chocolate negro, a través de un modelo matemático, en 2.013 personas con una condición conocida como síndrome metabólico -que indica un alto riesgo coronario-, y con hipertensión.

Tras el seguimiento, se encontró que aquellos pacientes que ingerían altas porciones de chocolate negro por día tenían un escenario posible más auspicioso: este “tratamiento” parecía evitar, potencialmente, 70 ataques al corazón no mortales y 15 fatales o apoplejías, por 10.000 personas en más de una década.

Estos resultados se publicaron en el British Medical Journal, donde los autores se encargaron de dejar en claro que la protección sólo sería válida para el chocolate negro, con un porcentaje del 60 al 70 por ciento de cacao, y no para las versiones con leche o con poco cacao, ni para el chocolate blanco.

Muy probablemente este efecto protector se debería al alto nivel de flavonoides presentes en el chocolate negro (en el cacao).

Las recomendaciones sobre el consumo diario de chocolate negro ciertamente alegrarán a las personas aquejadas de síndrome metabólico, pero en este momento estos hallazgos son más hipotéticos que demostrados, y los resultados necesitan datos de la vida real para confirmarlo”, advirtió sin embargo Kenneth Ong del Centro Hospitalario de Brooklyn en Estados Unidos, quien no participó del trabajo australiano.

Sospecho que consumir chocolate negro a diario durante 10 años puede tener consecuencias adversas”, añadió. “la ingesta calórica y de azúcar pueden tener impacto negativo en estos pacientes, que para empezar tienen sobrepeso y son intolerantes a la glucosa”, concluyó.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz