Ortodoncia metálica, consejos y recomendaciones

Ortodoncia metálica

Aunque es bastante frecuente que el uso de una ortodoncia metálica esté limitado a los jóvenes, lo cierto es que cada vez se producen más casos en los que son los adultos quienes las necesitan. El no haber tenido una buena higiene dental a lo largo de los años y sufrir distintos problemas en los dientes puede llevar a que sea necesaria su instalación para cortar el problema por lo sano cuanto más rápido sea posible. Y en ese sentido es bueno que estemos informados sobre cuáles son las recomendaciones y consejos que podemos aplicar desde el momento en el que estrenamos nuestra flamante ortodoncia nueva.

Ortodoncia metálica, ¿qué evitar comer?

Este tipo de aparato dental que nos ponemos para ajustar la posición de la dentadura y conseguir un resultado óptimo puede ser sensible y hay que hacer todo lo posible para no producir problemas. Por eso hay ciertos alimentos que debemos evitar en la medida de lo posible para no sufrir los riesgos que implica su consumo. Principalmente se incluyen cosas muy duras que necesiten que las mordamos con fuerza, algo que podría derivar en un problema para la ortodoncia. Ya sabéis que se recomienda no morder mientras tenemos el aparato puesto, por lo que hay ciertos alimentos que deben salir totalmente de la ecuación. Es el caso de los frutos secos más duros que requieran someter a la ortodoncia a un alto nivel de estrés. También se incluyen las palomitas, no especialmente por las normales, sino porque siempre hay partes del grano de maíz que no se terminan de hacer y que acaban provocando que mordamos demasiado fuerte.

Los alimentos pegajosos también están indicados para que no los consumamos, porque llevarán a que tengamos que hacer pasar la ortodoncia por un duro proceso de limpieza. En esta lista incluimos, por supuesto, el chicle. Los chicles deben quedar totalmente prohibidos para que no tengamos problemas con la ortodoncia y lo mismo diremos de otros dulces o alimentos que sean demasiado pegajosos. Por sus efectos en el aparato, que pueden implicar su deterioro, también está poco recomendado que consumamos refrescos de tipo carbonatado. La erosión de esta bebida es negativa hacia la ortodoncia, por lo que hay que evitarlos todo lo posible.

En cuanto a alimentos duros, hay una pregunta que siempre se hacen muchas personas, especialmente los jóvenes: ¿puedo comer bocadillos y otra comida que sea demasiado dura y necesite que mordamos mucho? Es preferible que no lo hagamos. Todo lo duro que nos queramos comer tendremos que partirlo antes con un cuchillo y un tenedor para poder ingerir los trocitos de forma pausada y que no sean los dientes los que se ocupen de ello. Esto nos evitará más de un dolor de cabeza en el uso de la ortodoncia.

¿Cómo mejorar la higiene bucodental?

Además de tener cuidado con las comidas, a partir del momento en el cual nos ponemos los brackets es necesario que seamos conscientes de que nuestra higiene bucodental tiene que reforzarse todavía más. Para ello hay una serie de pautas que debemos tener en cuenta y que nos ayudarán a que mantengamos nuestra boca libre de infecciones, algo que resulta imprescindible.

Higiene con ortodoncia

Lo primero y fundamental es que os cepilléis los dientes después de cada una de las comidas que hagáis. Es bueno que sea una costumbre incluso si habéis comido algo de forma esporádica y si os acostumbráis a ello seguro que no podréis estar mucho tiempo hasta que lo hagáis tras comer. Lógicamente, hay que usar un cepillo especial y tenemos que cepillarnos con mucho cuidado, puesto que lo último que deseamos es que el aparato sufra algún tipo de problema. Esto será imprescindible. Para ello es bueno que preguntéis a vuestro dentista a fin de saber qué tipo de cepillo será el más apropiado en vuestro caso, como uno interdental o de cerdas suaves.

Además del cepillado es positivo que os paséis el hilo dental para llegar un poco más a fondo y valorar la oportunidad de aumentar la higiene en la boca al usar un enjuague bucal. Se puede optar por uno que haya sido aprobado por vuestro dentista o por uno natural que esté preparado con la mezcla de bicarbonato de sodio y agua templada.

Tú y los brackets

Desde el momento en el que comencemos a usar la ortodoncia metálica estaremos creando un nuevo tipo de relación entre nosotros y nuestra boca, algo de lo cual nos solemos olvidar de forma habitual. En poco tiempo nos habremos mentalizado de lo importante que es que nos cepillemos, que mantengamos muy sano el entorno bucal y que no nos excedamos a la hora de comer alguno de los alimentos que no están recomendados. Ir a revisión al dentista para que eche un vistazo al estado del aparato y al progreso que está teniendo el mismo también es muy importante, tanto si estamos pasando por un proceso de dos como de cinco años.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz