Operación verano: consejos para bajar la barriga

El verano ya está casi acá, y más de uno (y una) comienza a preocuparse (u ocuparse) para bajar los kilos de más y reducir, en especial, la barriga. Para tener éxito en la tarea de reducir el abdomen habrá que tener en cuenta, principalmente, dos factores: la dieta y el ejercicio.

Obviamente, no se trata de morirse de hambre ni de matarse en el gimnasio, en menos de un mes. Sino más bien de ser equilibrado y constante, con bastante tiempo de anticipación. Para bajar la panza se requiere de una buena combinación de dieta adecuada y ejercicio localizado. Asegúrate, sin embargo, de consumir al menos unas 1.200 calorías por día, ya que cualquier dieta de menor valor energético no sólo es peligrosa para el organismo sino que también reduce los niveles de leptina, lo que reduce la quema de grasa en el organismo.

El ejercicio deberá ser localizado y comprometer todos los grupos musculares, así como otras actividades más generales que permitan fortalecer y mejorar la postura. Una espalda recta y fuerte, y un abdomen más fortalecido, cambian toda la imagen y actitud corporal. Enfócate en fortalecer los músculos de la espalda, tanto superiores como inferiores, así como la zona de hombros.

Pero si de ejercicio hablamos, no se podrán soslayar los tan nombrados abdominales: será la clave para modelar estos músculos y quemar las grasas que allí puedan estar acumuladas. No dejes de trabajar todos los abdominales, tanto principales como laterales. De todas formas, también deberás combinarlos con ejercicio cardio, para quemar calorías y fortalecer el corazón.

Otro punto a tener en cuenta, y quizá no tan conocido, es el estrés: el exceso de estrés eleva los niveles de la hormona llamada cortisol, lo que puede a su vez incrementar el nivel de grasa en la región abdominal, así que no olvides tampoco realizar cualquier actividad que te permita bajar los niveles de estrés, ya sea caminar, pintar, cantar, practicar yoga o lo que más te guste.

Tampoco olvides incorporar alimentos ricos en fibra para ayudar en casos de estreñimiento y para limpiar mejor los intestinos. Suma avena a tu desayuno, arándanos como tentempié (opciones además de alto contenido en antioxidantes), abundante fruta y verduras frescas durante el día, almendras, entre otros. La hidratación es también esencial: beber abundante agua a diario es necesario para ayudar al cuerpo en su proceso de limpieza y de eliminación de toxinas, y para alcalinizar el organismo -lo que favorece también que la grasa acumulada sea quemada-.

Evita, por el contrario, aquellos alimentos que te inflamen: tales como brócoli o coliflor, o legumbres, según cada caso en especial.

Vía Fitsugar

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz