Once consejos para cambiar los hábitos alimenticios y llevar una vida más saludable

Nunca es tarde para rever nuestra dieta y hábitos, y empezar de nuevo si es necesario. Compartamos de la mano de Leticia Lozano, dietista nutricionista de USP Palmaplanas, una serie de consejos para establecer hábitos alimenticios correctos, estar saludables y dentro de nuestro peso normal.

*Salir de la monotonía alimenticia. La clave está en variar: el mundo vegetal, por caso, es amplísimo. Para incorporar todos los nutrientes, tener una dieta equilibrada y balanceada, será necesario que nuestros platos sean variados.

*Evitar las cenas demasiado abundantes. Si bien el plato debe ser nutritivamente equilibrado, en especial por las noches deberá ser ligero de modo tal que no nos caiga pesado y, en lo posible, de digestión rápida. Evitar entonces frituras y platos muy pesados.

*No desestimes las verduras congeladas. Si no se tiene de mucho tiempo para elaborar los alimentos, una opción podrá ser comprar las verduras congeladas. Siempre será más rápido que andar lavándolas y troceándolas.

*Realizar, cada día, al menos cinco comidas, y en horarios regulares.

*Organizar el menú semanal con anticipación, para así asegurarse incorporar todos los nutrientes que necesitamos.

*Cada día, consumir como mínimo unas tres raciones de fruta y dos de verduras. Una posible forma de garantizarlo sería: en el desayuno, consumir una pieza de fruta, otra a media mañana y otra por la noche. Las verduras podrán incorporarse en ambas comidas principales, tanto almuerzo como cena.

*Incrementar el consumo de legumbres y alimentos integrales. Asegurarse ingerir legumbres, al menos, unas tres veces a la semana. Asimismo, tener en cuenta que un 50 por ciento de los alimentos derivados de los cereales deberían ser integrales.

*Reducir el consumo de grasas y de carnes.

*Si se consumen productos lácteos que sean preferentemente desnatados.

*Tener en cuenta que comer sano no se limita a unos pocos meses al año, requiere de cambios de hábitos que deben mantenerse cada día.

*Finalmente, practicar siempre actividad física, de la intensidad que uno pueda según las características personales. Para ir al trabajo, se podrá optar por ir a pie o en bicicleta, de ser posible. Utilizar las escaleras en vez del ascensor. Agendarse en la semana un tiempo para salir a trotar o a caminar a buen ritmo, o concurrir al gimnasio. Todo lo que implique movimiento, será bienvenido.

Vía USPPalmaplanas

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz