Oídos en alerta: los auriculares y el exceso de ruido están deteriorando la audición

La contaminación sonora, junto con la nueva tecnología que ha permitido oír música en alta definición muy cerca de los oídos, gracias a los auriculares, son dos factores que están dejando sus secuelas en la salud auditiva media de la población. De hecho, en España,  más de 9 millones de personas conviven con un nivel de ruido mayor al recomendado, o al considerado saludable.

El exceso de ruido provoca, entre otras cosas, estrés, ansiedad, alteraciones del sueño e incluso trastornos del sistema cardiovascular. Se considera un nivel de ruido excesivo cuando supera los 65 decibelios (dB), según el umbral de ruido diurno establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La exposición a niveles de ruido superiores a los 65 dB de forma continua puede llevar a estrés crónico, con lo que ello significa para la salud. Por las noches para tener un óptimo descanso, se sugiere que el  nivel de ruido sea inferior a los 30 dB, según lo recomendado por la OMS.

El uso -o, mejor dicho, mal uso- de los auriculares en los jóvenes está también contribuyendo a esto y pronostica un futuro poco prometedor: muchos de estos jóvenes tendrán pérdida auditiva entre los 40-45 años y los 60-65 años.

En un informe recientemente elaborado en el país, se ha constatado que los altos niveles de ruido aumentan los ingresos hospitalarios en 5,3 por ciento por cada decibelio que sobrepasa el límite de los 65 dB, en especial, por problemas de origen cardiovascular.

Además, hay evidencia científica de que algunas afecciones como las cardiopatías isquémicas, la hipertensión e, incluso, algunos infartos cerebrales podrían tener su origen en la influencia de los altos niveles de ruido sobre el organismo.

Ante esta realidad, los especialistas recomiendan hacer la llamada “dieta contra el ruido“, que consiste en: -limitar el volumen de los reproductores de música y/o radio.

-evitar los lugares ruidosos.

-procurar limitar el tiempo que se pasa en el tráfico. Utilizar más el transporte público.

-importante será también medir el nivel con el que se escuchan los auriculares. En este sentido, no es recomendable superar el 60 por ciento del volumen máximo del aparato.

Según varios estudios recopilados, entre un 5 y un 10 por ciento de las personas que escuchan música con auriculares acaban experimentando pérdida auditiva u otros trastornos, como acúfenos.

En este sentido, los expertos han alertado de que muchos de estos jóvenes acabarán desarrollando presbiacusia (pérdida auditiva por la edad) a los 40 o 45 años, en vez de a los 60 o 65 años habituales. Es decir, que si no se toman medidas de prevención a los 40 años tendrán ya los oídos de una persona adulta de 60 años.

Finalmente, los especialistas han querido resaltar que las exposiciones diarias crónicas a niveles de ruido por encima de 65 dB o las exposiciones agudas superiores a los 80-85 dB pueden ocasionar alteraciones cardiacas a largo plazo: lo que sucede es que a partir de estos niveles de ruido el organismo responde activando las hormonas nerviosas y aumentando la tensión arterial, la frecuencia cardiaca, la vasoconstricción y se espesa la sangre.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz