Nutrientes para bebés, recomendaciones

Nutrientes para bebés

Cuando nace nuestro hijo estamos tan nerviosos por cuidarlo de forma perfecta que necesitamos respuesta a multitud de dudas. ¿Qué es lo que más le conviene? La alimentación es una de las grandes preguntas que se nos pasan por la cabeza cuando tenemos al niño en casa. ¿Cómo ajustarlo todo a la hora de elegir los mejores nutrientes para bebés? Hay diversos factores que deberíamos tener en cuenta y que nos ayudarán a quedarnos tranquilos sobre cómo estarán los niños al menos en lo relacionado con la alimentación. Hoy os damos algunos consejos que os resultarán muy beneficiosos y que seguro que os ayudan a que estéis más tranquilos.

Nutrientes para bebés, el hierro que no falte

Entre los distintos elementos que los niños deben tener seguro en su organismo se encuentra el hierro. No en vano mucho tiempo atrás se decidió crear un personaje que se alimentara de espinacas como forma de fortalecerse. La idea era demostrar a padres y niños por igual los beneficios de introducir hierro en la alimentación diaria. No es que en la vida real fuéramos a ponernos fuertes gracias a las espinacas, pero sí nos proporcionaría beneficios importantes al organismo. Ese personaje, ya inmortal en los recuerdos de millones de personas, era Popeye. El conocido marinero se beneficia de efectos del hierro como la mejora en la oxigenación del cuerpo o la producción más eficiente de glóbulos rojos. Los expertos dicen que los bebés siempre tienen que contar con una gran cantidad de hierro para evitar anemias y cantidades reducidas de hemoglobina.

Calcio, mejorando sus huesos

Hay nutrientes imprescindibles en los bebés. El hierro ya hemos mencionado que es uno de ellos, pero tan importante como este es el calcio. Ya sabéis que los niños pequeños no deberían alimentarse con leche de animal, pero hay otras formas recomendables de aportar calcio a su organismo. Uno de los métodos más extendidos entre los especialistas es el consumo de yogur. No es que el bebé vaya a comerse un yogur completo, porque obviamente no está dentro de las posibilidades lógicas del niño, pero sí que le podemos dar un poquito. ¿Y qué hace el calcio? Lo que va a asegurar es que mejorará el desarrollo de los huesos, garantizando así que no sufra ningún problema y que desde muy pequeño ya vaya mostrando una gran resistencia ósea.

Fibra, pero con precaución

Comida para bebés

No pensemos que la fibra es necesaria solo para los adultos, porque nos estaremos equivocando. En nuestras vidas tenemos la costumbre de confiar en la fibra para disfrutar de una alimentación adecuada, puesto que se convierte en la responsable de un buen número de procesos internos. Necesitamos potenciarnos con la fibra que viene incluida en las verduras, la de las frutas o la de otros productos. Para los niños son nutrientes necesarios que también deberá tener, pero como decíamos, hay que tener cierta precaución. Lo más importante es que vigilemos aquellos alimentos que tienen harina enriquecida, puesto que esta no será adecuada para los bebés. No es que les vaya a hacer daño, pero lo que ocurrirá es que no les proporcionará el mismo aporte nutritivo que podrían esperar. Y en todos los casos tratemos de evitar la comida procesada, optando mejor por elementos naturales que resultarán más beneficiosos para los bebés, como la quinoa.

Omega-3, los ácidos grasos

Seguro que tenéis claro que el Omega-3 es un tipo de nutriente que no debéis dejar pasar en vuestro día a día. Con los adultos es fundamental y lo mismo pasa con los bebés, pero hay que buscar la manera de introducirlo en el cuerpo de los más pequeños. También hay que vigilar que no aportemos una cantidad excesiva de estos nutrientes, dado que todo en su justa medida es lo más idóneo para el bebé. El pescado más nutritivo puede ser una forma eficiente de potenciar la presencia del Omega-3 en los niños. Para esto es bueno que comprobemos etiquetas y busquemos alimentos que sean más eficientes para reforzar esta posible carencia.

Con estos nutrientes estaréis garantizando que vuestro hijo tendrá una alimentación adecuada y que no os tendréis que preocupar porque sufra algún tipo de carencia. Si tenéis alguna duda lo mejor que podéis hacer es revisar los hábitos alimentarios que tenéis para vuestro hijo y comprobar si se queda corto en alguno de los ingredientes fundamentales. Nunca hay que olvidar que los nutrientes para bebés tienen que tener una presencia amplia en el desarrollo de los niños y que si no estamos proporcionándoles alguno de ellos habrá que hacer todo lo posible para revisar la alimentación. Es así como sabremos que tanto a corto como a largo plazo nuestro niño tendrá aquello que necesita a la hora de formarse con eficiencia y anteponerse a cualquier tipo de enfermedad o problema de salud que pueda tener en sus primeros años.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz