Nuevo estudio vincula mayor consumo de tomates con menor riesgo de evento cerebrovascular

Una alimentación con abundantes tomates y productos a base de él, podría reducir el riesgo de sufrir un evento cerebrovascular (ECV), por efecto de su alto contenido en antioxidantes, muy en especial, de licopeno.

Así lo reveló una investigación realizada por un grupo de científicos de la Universidad de Finlandia Oriental que investigaba, precisamente, sobre el impacto de este compuesto que da este color rojizo particular a los tomates y a otras frutas y verduras rojas, como a los pimientos.

De este modo, encontraron que quienes tenían niveles más altos de licopenos en sangre estaban más protegidos frente a un ECV. Otros estudios previos ya habían encontrado que los licopenos podían ser de ayuda para proteger contra varias enfermedades, como el cáncer y los trastornos cardiovasculares.

Según se cree, el efecto protector es gracias a las propiedades antioxidantes de los licopenos, por lo que pueden reducir la inflamación y evitar la formación de coágulos.

Esta investigación finlandesa trabajó sobre una muestra de 1.031 hombres de entre 46 y 65 años, a quienes se los siguió durante 12 años. Al principio y al final, se les tomaron muestras de sangre. Durante el período que duró la investigación, unos 67 sujetos murieron por un evento cerebrovascular.

Para analizar los datos, los participantes fueron divididos en cuatro grupos, según la cantidad de licopeno detectado en sangre: así, se encontró que quienes tenían niveles más elevados de este compuesto, menor riesgo de sufrir un ECV tenían.

Entre los 258 hombres del grupo que tenía los niveles más bajos del compuesto, se contabilizaron 25 ECV. Y entre los 259 individuos del grupo con los mayores niveles de licopeno, hubo 11 eventos.

El riesgo de ECV, dijeron los científicos, resultó ser un 59 por ciento más bajo entre quienes llevaban una dieta rica en licopenos. Estos hallazgos salieron publicados en la última edición de la revista especializada Neurology.

Este estudio apoya la evidencia de que una dieta rica en frutas y verduras está asociada a un menor riesgo de eventos cerebrovasculares“, dijo al respecto el doctor Jouni Karppi, quien dirigió el estudio.

Vale la pena recordar entonces la recomendación de consumir, como mínimo, cinco porciones de frutas y verduras al día, e incorporar variedades de todos los colores.

Los investigadores también analizaron los niveles de otros antioxidantes que se obtienen en la dieta, incluidos los alfa-carotenos, beta-carotenos, alfa-tocoferol y retinol, aunque no se observó una asociación entre la cantidad de estos compuestos en la sangre de los participantes y el riesgo de sufrir un ECV.

Este estudio sugiere que un antioxidante que se encuentra en alimentos como tomates, pimientos y sandía puede ayudar a reducir nuestro riesgo de evento cerebrovascular. Sin embargo, esto no debe disuadir a la gente de comer otros tipos de frutas y verduras ya que todas tienen beneficios y son una parte importante de la dieta“, concluyó Clare Walton, de la organización The Stroke Association.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz