Nuevo estudio vincula el uso de tacón alto con deformidades en los pies

tacon

No es la primera vez que se alerta sobre los riesgos de usar tacones altos en las mujeres, y sobre todo, cuando se trata de alturas muy elevadas: usar tacón de más de tres centímetros de manera continua ocasiona una pequeña desviación de los huesos y, con el tiempo, puede llevar a una deformidad ósea, cuya manifestación más frecuente es el llamado “juanete“.

Así lo demostró un estudio realizado por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, en colaboración con la Clínica CEMTRO, también de la capital, en el que se analizaron unas 80 mujeres sin deformidades previas en sus pies, y se las midió con y sin zapatos de tacón pero sin puntera estrecha.

Se pudo así observar que los dos huesos que se desvían en el HAV, esto es, la falange proximal del hallux y el primer metatarsiano, lo hacían según se aumentaba la altura de los tacones. Cuando se quitaban el tacón, el dedo volvía a la normalidad.

Los juanetes van más allá de una cuestión estética: provocan alteraciones en la pisada que pueden afectar a la columna vertebral, sobre todo, en la región lumbar.

Hasta ahora se conocía que los zapatos de punta estrecha producían deformidades óseas a largo plazo pero no se tenía constancia de la relación entre la altura de los tacones y la aparición de juanetes”, explicó al respecto el autor principal del estudio, el doctor Rubén Sánchez-Gómez, del Servicio de Podología de Clínica CEMTRO.

Por tanto, “usar tacones altos (a partir de 3 cm.), de manera continua, provocará la pequeña desviación de los huesos y, a la larga, de manera acumulativa, se instaurará la deformidad ósea”, concluyó la investigación.

Se calcula que entre el 39 y el 80 por ciento de las mujeres usan de manera cotidiana tacón alto. Así también, se calcula que cerca del 60 por ciento de las mujeres mayores de 50 años sufre de juanete, aunque también afecta a muchas mujeres más jóvenes.

Los juanetes “son causa frecuente de dolor en el pie y provocan alteraciones en la pisada que pueden conllevar otro tipo de problemas secundarios, afectando incluso a la columna lumbar”, fue categórico el doctor Sánchez-Gómez. La parte delantera del pie soporta el 57 por ciento del peso corporal con tacones de 4 cm., un porcentaje que se eleva al 75 por ciento cuando la altura de los mismos se incrementa en 2 cm.

Esta variación de porcentajes de carga en detrimento del antepie, también es la causa de las sobrecargas metatarsales y la aparición de hiperqueratosis (durezas) en la zona central, tan dolorosas como incapacitantes en muchos casos”, siguió explicando el doctor Sánchez-Gómez.

Esa presión también tiene sus consecuencias en la columna, ya que, como demuestra un estudio publicado en la revista Spine el mes de septiembre último, se adelanta el eje corporal y se aumenta la curvatura lumbar. Además, perjudica las rodillas y la circulación, y se asocia a un mayor riesgo de caídas.

Pero también es causa de esta deformidad los zapatos de punta estrecha, ya que  “disminuye notablemente el espacio para albergar los dedos, y por tanto los hace sufrir”, se especificó.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz