Nuevo estudio concluye que quienes dividen sus comidas diarias en más cantidad, mantienen su peso normal

Los adultos que sufren de sobrepeso comerían con menos frecuencia que las personas que mantienen un peso saludable, aunque consumen más calorías y llevan un vida más sedentaria: un reciente estudio norteamericano concluyó en estos tres factores y volvió a recordar sobre la importancia de atenerse a las recomendaciones profesionales.

Los resultados del trabajo en cuestión salieron publicados en el Journal of the American Dietetic Association, y han vuelto a hacer hincapié en lo importante que es hacer un mínimo de 5 a 6 comidas diarias, cada una de ellas en su justa proporción.

La mayoría de las investigaciones demostraron que las personas que comen con más frecuencia tienen menos peso“, señaló la investigadora principal del trabajo, Jessica Bachman, profesora asistente del departamento de Nutrición y Dietética de la Marywood University en Scranton, en Pennsylvania (Estados Unidos).

Bachman y su equipo siguieron durante un año a unas 250 personas, para lo cual se consideró tanto los hábitos y frecuencia alimenticia de hombres y mujeres con un índice de masa corporal mayor del normal (entre 25 y 47), es decir, con sobrepeso u obesidad, como de personas con peso normal (IMC de 19 a 24,9), de los cuales la mitad había adelgazado al menos unos 13,6 kilos, que habían podido mantener en más de cinco años.

De manera general, las que menos calorías consumían -unas 1.800 al día- eran las que no habían vuelto a engordar, mientras que las que presentaban sobrepeso ingerían más de 2.000 calorías por día.

Pero el punto clave de este trabajo fue determinar que la cantidad de comidas también influye en el peso: “Si uno come con más frecuencia, evita tener demasiada hambre. Si uno espera diez horas después de la última comida, terminará comiendo mucho más“, simplificó la experta.

Además de los alimentos y su frecuencia, quienes se mantenían más activos físicamente eran los que también lograban mantener el descenso de peso, ya que solían quemar unas 3.000 calorías por semana a través de ejercicio y otras actividades.

Parece que ser extremadamente activo físicamente y comer más seguido ayuda a mantener el descenso de peso logrado“, concluyó la investigadora estadounidense.

Vía Elmundo.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz